“Falta el apoyo de quienes ven al skate de otra manera”
Renzo Giner Vásquez

Nací en Chiclayo hace 17 años y mi apodo es ‘Shiato’. Mi comida preferida es la puca picante. ¿Mi banda favorita? Mr. Greend Childhoods. Estudié en el distrito de San Martín de Porres. Cuando no estoy montando skate me gusta salir con mis amigos, ir a la playa o a la piscina. Mi mayor virtud es ser persistente. 

Angelo Caro aún no alcanza la mayoría de edad y ya es uno de los referentes del skateboarding peruano. Todos los días pasa al menos cinco horas sobre su tabla practicando nuevos trucos y mejorando su técnica. Esa constancia, asegura, fue la que en el 2014 lo llevó a ganar los campeonatos nacionales del 2014 DC Pro, Sk8session, Nike Champs y Converse Lets Go o a quedar en segundo lugar en el Red Bull Skate Arcade de Portugal un año después. 

Para esta entrevista nos pidió encontrarnos en el skatepark de Miraflores, adonde llegó con bastante anticipación para poder montar un rato. 

—Empezaste en este deporte a los 10 años...
Sí. Yo jugaba fútbol cuando mi hermano Fabricio empezó a montar con su amigo. Él me invitó una vez, me subí a la tabla y me gustó. Me gustaba la adrenalina, me emocionaba cada vez que sacaba un truco nuevo.

—Tu primera tabla fue regalo de tu tío, la compró en el mercado...
[Risas] No sabía nada de skates ni de ninguna marca. Mi tío me compró una tabla más barata, no tan profesional, pero yo estaba emocionado porque finalmente era un skate. Eso me ayudó a mejorar. Al inicio montaba solo porque me gustaba, y cuando llegó mi primer auspicio yo ni siquiera sabía qué significaba eso. 

—¿Aquello ocurrió cuando tenías 13 años?
Sí. Me sentí emocionado porque iba por buen camino y me ayudaba mucho montar skate, además era más fácil para mi familia porque ya no debían preocuparse en comprarme una tabla, ropa o zapatillas, que se me gastaban muy rápido por el deporte.

—Muchos padres priorizan los estudios a los deportes. ¿Te pasó?  
Yo a veces no le tomaba mucha importancia al estudio por montar skate. Mis abuelos estaban en contra por eso, pero igual hablamos y me siguieron apoyando. Cuando gané mi primer campeonato, el Element Semilleros, tenía solo 12 años. La competencia duró todo el día, mi familia me vino a ver y se sentía orgullosa. Cuando me vieron se dieron cuenta de que podía lograrlo, eso los terminó de convencer para que me apoyaran por completo.

—Muchos chicos deben estar intentando convencer a sus familias para que los dejen correr. ¿Qué les dirías?
Que el skate es como el fútbol, todos quieren que sus hijos sean futbolistas. Esto es igual. Espero que los apoyen y los ayuden con el futuro que sus hijos quieran. 

—¿Cómo se entrena un skater?
Ahora todo es más fácil porque hay más apoyo. Y eso es bueno porque salen chicos que montan bien y hay más competencias. Pero también es un poco más complicado porque debo sacar más trucos, lanzarme de rampas más grandes. Cuando dejas de ser amateur cambia todo. Al principio era un hobby; si bien hasta ahora me divierto, ya tengo que hacer otras cosas como entrenar o prepararme para una entrevista. 

—¿Cuántos trucos dominas?
Un montón, en realidad no hay un número de trucos porque puedes combinarlos. Tienes un kickflip con un 180 y si los juntas es un truco más. 

—¿Cuáles son los básicos?
El ollie [cuando el skater y la tabla saltan en el aire, permaneciendo en contacto a lo largo del salto], el kickflip [cuando el skater patea la patineta para que gire 360 grados a lo largo de su eje] y el shove it [salto en el que la patineta realiza un giro de 180 grados sin que la cola toque el piso]. 

—¿En cuántos campeonatos has estado? 
Wow, como 20 creo. Al último que acudí fue el DC Pro y quedé en segundo puesto. 

—Cuéntanos alguna anécdota en ellos... 
Siempre me caigo en el final de los torneos o me pasa algo. Creo que es porque intento hacer lo más difícil para ganarlo. He tenido bastantes lesiones, la más fuerte fue cuando el día de mi cumpleaños me rompí la ceja; pasé todo el día en el hospital. Cumplía 11 años si no me equivoco.  Después, en Portugal hubo un campeonato de Red Bull. El cambio de horario hizo que a la hora que debía dormir estuviera compitiendo. No podía concentrarme por el sueño.

—¿Hay suficiente apoyo al skate en el Perú? 
Las marcas apoyan muchísimo y muy bien. Quizás faltan más campeonatos o skateparks, pero lo que más nos falta es el apoyo de la gente que ve al skate de otra manera. Como es un deporte urbano piensan que la gente de la calle o quienes fuman lo practican. Pero no es así. Espero que nos entiendan.