Redacción EC

Lance Stephenson debe ser uno de los jugadores más carismáticos e irregulares de toda la NBA. En un momento puede marcar más de 20 puntos en un partido y en otro momento puede regalar un sinnúmero de balones a los compañeros. Ayer, en el triunfo 93-80 de los Indiana Pacers ante los Washington Wizards, Stephenson fue una de las grandes figuras.

Stephenson marcó 17 puntos con cinco rebotes y ocho asistencias, y su mejor canasta llegó en el tercer cuarto. Tras un rebote tomado por George Hill, al ala pívot pasó inmediatamente a Stephenson para que corriera y volcara el balón a favor de los Pacers.

La serie culminó 4-1 a favor de los Pacers y el domingo se enfrentarán al Miami Heat en el primer partido de la serie en la final de la Conferencia Este. Paul George, en este último encuentro, tuvo una actuación con 12 puntos, cinco rebotes y tres robos de balón.