Redacción EC

LeBron James, acaso el mejor jugador de la NBA y un candidato para estar considerado entre los mejores de la historia del básquet, es también uno de los mayores ‘teatreros’ de este deporte. Durante la temporada regular hubo un sinnúmero de ocasiones que el alero del Miami Heat exageró más de una falta y ayer no fue la excepción.

En el último periodo del partido, LeBron era la figura de su equipo y cuando la ventaja para los Indiana Pacers era mínima, James penetró la pintura y recibió una falta de David West. Los árbitros cobraron que era flagrante, pero cuando vieron la repetición en los monitores, los árbitros se percataron que LeBron había exagerado un pequeño contacto con el ala pívot de los Pacers.

Tras cobrar cada uno de tiros libres, los aficionados de los Pacers lo insultaban y le decían ‘flopper’, que en el mundo del básquet significado exagerado. LeBron marcó 22 puntos y dio seis asistencias. Su participación fue vital en el último periodo para que el Miami Heat iguale la serie a uno ante los Indiana Pacers.