Wilmer Robles

Alfredo Ramúa usa la “10” como Lionel Messi, su vecino, en Arroyito, en la ciudad de Rosario. Se inició en Newe’ll s, donde hizo reserva, y luego de ocho años, probó suerte en clubes de la Nacional B, pero el fútbol le abriría las puertas del éxito en Perú. Hace una década, el escurridizo volante argentino trazó su primer capítulo en CNI de Iquitos. A punta de goles y picardía, despertó el interés de clubes en Ecuador; sin embargo, su destino estaba escrito en el fútbol peruano. “Siempre fue mi lugar en el mundo”, confesó el futbolista, quien acaba se recibir su DNI peruano y sueña con vestir, en algún momento, la camiseta de la selección peruana. Eso sí, el objetivo inmediato es lograr el título nacional con Cusco FC, club que este viernes cumple doce años de creación y del que es hincha y capitán. “Es el logro que me falta”, dijo el experimentado de 34 años, quien fue tentado por los “compadres”, Alianza Lima y Universitario.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más