Renzo Galiano Sedán

Sebastián La Torre jamás permitió que la ansiedad y la preocupación lo invadieran cada vez que se anunciaba una convocatoria para las categorías menores de la selección peruana. Sabía que, más temprano que tarde, volvería a pisar la Villa Deportiva Nacional. Y ese momento llegó a puertas del Torneo Preolímpico Sudamericano Sub-23, que brindará dos cupos para participar en Tokio 2020.

- ¿Cómo has tomado tu llamado a estos amistosos con miras al Preolímpico Sudamericano Sub-23?

Estoy muy feliz. Es la primera convocatoria en mucho tiempo desde que estuve en la Sub-17. En lo personal estoy contento por llegar a la selección Sub-23.

- O sea que será una experiencia inédita trabajar con Nolberto Solano y su grupo…

No tuve ningún contacto con toda la Sub-23 que disputó los Juegos Panamericanos. Bueno, hace poco tuve una conversación con él.

- ¿Y qué fue lo que te comentó?

Me dijo que estaba haciendo las cosas bien, que había sumado muchos minutos en mi equipo y que me lo había ganado (el llamado) por lo que estaba haciendo.

- En la Academia Cantolao has alcanzado la titularidad y registrado anotaciones en la Liga 1 y Copa Bicentenario. ¿Estás conforme con ello?

El delantero siempre vive del gol y mientras más hagas, más vales. Ahora teniendo cuatro goles en Cantolao y 25 partidos, creo que buscaré anotar en todos los juegos. Si se me da la posibilidad, bienvenido sea y si tengo que apoyar en lo colectivo igual.

- Para los amistosos próximos estás yendo como un referente ofensivo. ¿Crees que es así?

Tengo 21 años y creo que hay chicos que tienen bastante experiencia en lo que es selección y liga. Está Gianfranco Chávez y el mismo Yuriel Celi. Somos jugadores que en nuestros equipos nos dan una oportunidad y sabemos aprovecharla.

- ¿Contar con dos elementos de la Academia Cantolao te podrá ayudar en estos duelos amistosos?

La verdad que sí. A parte conozco a la gran mayoría como Fernando Pacheco, Martín Távara, Jesús Pretell y Aldair Fuentes, que es un chico de mi promoción en Alianza Lima cuando estuve en las divisiones menores.

- ¿Qué tanto ha influido Academia Cantolao en tu primer llamado a la selección Sub-23?

Estoy muy agradecido con el club. Desde el 2017 estoy ahí. Me hicieron el contrato profesional para debutar en primera división. Ahora que estoy en la Sub-23 agradezco el apoyo luego de un momento difícil que tuve.

- ¿A qué momento te refieres?

Bueno yo salí de Alianza Lima y tuve unas pequeñas pruebas en Sporting de Lisboa. Luego regresé a Alianza y a inicios del 2017 me fui, gracias al profesor Óscar Fernández, a Unión Comercio. Después con el profesor Julio César (Uribe) volví a Lima porque me convenció para hacer un bonito proyecto y me fui a Monterrey por un mes de prueba. Pasé bonitos momentos allá pero retorné y estuve sin equipo hasta julio.

- ¿Qué aprendizaje te quedó luego de esas experiencias?

Que el fútbol europeo es bastante dinámico igual que el mexicano. Uno tiene que estar muy bien física y mentalmente para quedarse por allá. Di el 100% de mí, pero tuve que volver a Lima.

- Ahora que has sido citado para los amistosos con miras al Preolímpico Sudamericano, ¿crees que tienes probabilidades de integrar la nómina final?

Eso dependerá de mi esfuerzo, los minutos que me den, la disciplina y el trabajo. Todo está en lo personal y dar lo máximo en la selección.

- Y quizás luego nace una posibilidad para integrar la selección mayor en un largo plazo…

El profesor Ricardo Gareca, de repente, estará viendo los entrenamientos en los partidos de práctica que tendremos. Siempre va a tener en cuenta a los jóvenes. El que sea llamado, sea yo o alguien más, aprovechará su opción al máximo.



TAGS RELACIONADOS