Naomi Osaka tuvo una tímida celebración en el US Open debido a los abucheos del público | Foto: Twitter WTA
Naomi Osaka tuvo una tímida celebración en el US Open debido a los abucheos del público | Foto: Twitter WTA
Redacción DT

Sueño convertido en pesadilla para Naomi Osaka. La jugadora de 20 años se convirtió en la primera japonesa en obtener un título de Grand Slam para su nación. Sin embargo, la premiación del estuvo marcada por los abucheos debido al accionar de . La tenista oriental no pudo celebrar debido a que se encontraba desconcertada: "estoy feliz y triste a la vez", afirmó.

Tras un primer set arrollador (6-2), Naomi Osaka se concentró en cerrar el partido en solo dos sets. El máximo nivel de competencia exige a no relajarse, eso lo había interiorizado la jugadora oriental. Comenzó el segundo set muy bien, todo hacía pensar que vencería a Serena Williams.

Todo iba bien hasta que la estadounidense fue penalizada por 'couching'. En el tenis está prohibido recibir ayuda del entrenador durante el partido. La hermana menor de las Williams recibió un primer 'warning' que la descolocó.

La estadounidense se salió del partido mediante constantes reclamos y amenazas hacia el juez de silla del partido. Frases como "nunca más me vas a arbitrar", "me estás robando los puntos" o "sabes que nunca haría trampa, debes disculparte conmigo", opacaron el buen juego de Naomi Osaka.

Un raquetazo al suelo culminó en un segundo 'warming' que fue penalizado con un punto a favor de la japonesa. Con el 5-3, Serena Williams fue capaz de ponerse 5-4 ante el ambiente caldeado del estadio.

No obstante, Naomi Osaka sacó para campeona del US Open. Tras culminar el partido, la japonesa no se tiró al suelo, solo atinó a caminar entre lágrimas hacia su "ídolo", para saludarse en la net. En su cara se veía mucho nerviosismo y pocas ganas de festejar.

Serena Williams opacó la felicidad de Osaka por ser la nueva campeona del US Open. En la ceremonia de coronación, solo atinó a llorar y mostrarse desconsolada. Incluso, cuando recibió el trofeo, casi se le cae ante el ambiente del estadio.