Novak Djokovic vuelve a estar envuelto en polémicas | Foto: REUTERS
Novak Djokovic vuelve a estar envuelto en polémicas | Foto: REUTERS
Eliezer Benedetti

creció entre bombardeos. Cuando era apenas un niño, ‘Nole’ tuvo que refugiarse en la casa de su abuelo para protegerse de los incesantes ataques de la OTAN a la capital serbia. Esos episodios trágicos marcaron su infancia, pero no impidieron que emergiera como uno de los mejores tenistas de la historia. Han pasado muchos años y el actual número uno del mundo provoca que sea señalado por hechos ajenos a lo que hace en un campo de juego.

MIRA: Novak Djokovic fue liberado, pero gobierno australiano advierte que tenista puede ser deportado

Djokovic viajó a Australia con la intención de ampliar su reinado en este país. El serbio es vigente campeón del Grand Slam australiano y máximo ganador en la historia del certamen con nueve títulos. El tenista belgradense tiene la intención de conquistar su ‘major’ 21 y así desempatar con Rafael Nadal y Roger Federer en la carrera por ser el más ganador de la historia, pero su sueño se ha esfumado estos días. Lo que se sabe, por ahora, es que la presencia de Djokovic en el primer Grand Slam de la temporada 2022, está en duda. Si bien ya recibió la autorización para quedarse en Australia, aún no es seguro que no le vayan a quitar la visa.

Las autoridades de Australia no le permitieron ingresar al país, luego de que el serbio no presentara pruebas legítimas para su exención médica. Incluso, su visa fue cancelada y la deportación estaba en marcha, pero sus abogados actuaron para evitar que eso suceda prontamente. Este lunes, un juez determinó que el quitado de su visa fue irregular, por lo que puede quedarse.

Sin embargo, aún las autoridades pueden decidir quitarle la visa, pero ya como una decidión del Ministro de Inmigración, Ciudadanía, Servicios Migratorios y Asuntos Multiculturales.

LEE TAMBIÉN:

En el ojo de la tormenta

Novak Djokovic casi siempre atrae el foco de atención. El serbio ha permanecido muchas veces en el ojo de la tormenta. Tanto dentro como fuera de las pistas de tenis, las actitudes y acciones del número uno del mundo han sido altamente cuestionadas. Y esta vez no ha sido la excepción.

Un episodio que se recuerda mucho fue en la final del Miami Open del 2015. La batalla por el título contra Andy Murray comenzó muy pareja y ‘Nole’ no ocultó la frustración que vivió en algunos momentos del encuentro. El serbio incluso desató su ira con gritos y le arrebató la toalla a un recogepelotas, que quedó asustado con la acción.

El público percibió el mal comportamiento de Djokovic y lo reprobó. Incluso, el juez del partido le dio una advertencia al tenista, pero el juego continuó, aunque con un ambiente tenso en el lugar y una pugna individual con los aficionados. Tras lo sucedido, el serbio, que salió campeón de dicho torneo, decidió hacer unas disculpas públicas en sus redes sociales.

En Roland Garros del 2016, Novak volvió a ser protagonista en las portadas de los diarios. Pese a ir ganando, ‘Nole’ no pudo contener su rabia luego de cometer un error en el tercer set y tiró su raqueta, la cual casi impacta con un juez de línea. Esto casi le cuesta la descalificación del torneo francés, pero se lo perdonaron.

En ese mismo año, en el ATP Finals, perdió el primer set contra Dominic Thiem y el tenista serbio volvió a causar indignación, al lanzar un pelotazo al público que casi impacta en un aficionado. Fue algo grave, aunque para él -irónicamente- no lo fue. Sí, podía haber sido serio, y también podría haber nevado en el O2, pero no ha sucedido”, fueron sus palabras en la conferencia de prensa posterior al partido.

Muchas veces su relación con el público no fue buena. La final del US Open 2018 contra Juan Martín del Potro es la prueba fehaciente. Los asistentes manifestaron mayor apoyo para el argentino, algo que disgustó tremendamente a Djokovic. En varios momentos, el serbio apuntó a las plateas con una mirada desafiante y con algunas palabras e insultos de por medio que no se pueden repetir.

Novak Djokovic mandando a callar al público | Foto: EFE
Novak Djokovic mandando a callar al público | Foto: EFE

Estas indignantes descargas con la raqueta y con los aficionados han sido constantes. ‘Nole’ nunca supo controlar su ira ante la adversidad. Y, hasta el momento, no ha aprendido. Ni cuando la situación actual demanda mayor empatía, el serbio ha aflojado. Es el blanco perfecto de las críticas y con justa razón.

Una pandemia que lo deja al descubierto

La pandemia ha afectado a millones de familias en todo el mundo. Desde el 2020, la vida se ha vuelto muy difícil para muchos. Para Djokovic, a nivel deportivo, no lo es tanto. Ha conquistado cuatro valiosos Grand Slams en este tiempo para alcanzar a Nadal y Federer como los más ganadores de la historia. Sin embargo, no todo ha sido bueno para él. Incluso, pudo haber ganado más ‘majors’, pero una serie de errores le condenaron.

Después de que ‘Nole’ haya triunfado en el Open de Australia 2020, la pandemia empeoró y muchas competencias deportivas se tuvieron que cancelar. Las vacunas aparecieron como una luz de esperanza mara muchos, pero para el serbio no.

“Personalmente, yo me opongo a la vacunación y no quisiera ser forzado por alguien a ser vacunado para poder estar en condiciones de poder viajar. Pero, si esto se transforma en algo compulsivo yo debería tomar una decisión. Yo tengo mis propios pensamientos sobre este asunto y no sé si esos pensamientos cambiarán en algún momento”, se refirió Djokovic por primera vez sobre el tema en abril del 2020, cuando no había actividad.

Novak Djokovic manifestó estar en contra de la vacunación contra la COVID-19 | Foto: REUTERS
Novak Djokovic manifestó estar en contra de la vacunación contra la COVID-19 | Foto: REUTERS
/ MIKE SEGAR

Meses después, el número uno del mundo organizó un torneo de exhibición en Serbia, Croacia, Montenegro y Bosnia Herzegovina, el cual se denominó Adria Tour. ‘Nole’ justificó la creación de este evento, aclarando que la situación en los Balcanes no era tan grave como en Estados Unidos o en Gran Bretaña. Esto desató la polémica, pero lo peor vino después.

Miles de aficionados se hicieron presentes en el tour. No había un protocolo a seguir en la competición. Las mascarillas no eran una obligación. Y, para colmo, las fiestas en Belgrado no faltaron. Se publicaron videos en el que Djokovic aparecía con otros jugadores celebrando en medio de la pandemia. Las consecuencias fueron las esperadas: contagio masivo de coronavirus y cancelación de las últimas dos exhibiciones del evento.

Mucha gente del público y algunos jugadores contrajeron el covid-19. El mismo Novak y su esposa Jelena también dieron positivo. Una catástrofe total. Y el mayor responsable de todo esto fue nada menos que ‘Nole’.

La intranquilidad le persiguió en el resto del año. Tras el retorno a la actividad del tenis, Djokovic tenía la gran chance de conquistar un US Open, en el que se ausentaron sus dos grandes rivales. Sin embargo, en los octavos de final, un incidente lo dejó fuera del torneo.

El serbio compitió contra Pablo Carreño por el pase a cuartos y, en un momento frustrante del encuentro, reaccionó mal: golpeó la pelota con la raqueta hacia la pared de atrás y la bola impactó en la garganta de una jueza de línea, que tuvo que ser atendida por los médicos del certamen. ‘Nole’ se disculpó por su accionar, que no fue intencional, pero igual le descalificaron del torneo.

Poco antes, el número uno del mundo anunció la creación de una nueva Asociación de Jugadores de Tenis Profesionales (PTPA) con el objetivo de “proporcionar a los jugadores una estructura de autogobierno que sea independiente de la ATP y que responda directamente a las necesidades y preocupaciones de los miembros de los jugadores”.

Esto generó bastante polémica en el mundo del deporte. Muchos tenistas se opusieron a esta asociación, entre ellos, Rafa Nadal, Roger Federer y Andy Murray, que consideraron que este anuncio podría crear división, en vez de unión. Las críticas apuntaron principalmente a Djokovic.

Novak Djokovic en el centro de las polémicas | Foto: EFE
Novak Djokovic en el centro de las polémicas | Foto: EFE

Pasó el año y muchas cosas no cambiaron. De por sí, los diferentes comentarios que ha emitido ‘Nole’ durante su carrera han generado controversia. Hace unos meses, en el 2021, durante el desarrollo de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, el serbio opinó sobre la salud mental de los deportistas -a propósito de la retirada de Simone Biles de algunas competencias de gimnasia artística en el evento multideportivo por este motivo- y sus declaraciones no cayeron nada bien.

“La presión es un privilegio y sin ella no existiría el deporte profesional. Si tu objetivo es estar en la cima de tu deporte, lo mejor es que comiences a aprender a lidiar con la presión y los momentos difíciles, tanto en la pista como fuera de ella”, fueron las palabras de Djokovic al respecto.

Días después, en el partido por la medalla de bronce de tenis en los JJ.OO., tras haber caído en la semifinal ante Alexander Zverev, Djokovic protagonizó un episodio que no respaldó su afirmación de haber aprendido a “lidiar con la presión”.

En el juego contra Pablo Carreño, que se quedó con el bronce de la competencia, ‘Nole’ estaba pasando muchos apuros en el último set. El tenista serbio tiró su raqueta a la tribuna (sin público) y luego la destrozó contra la red y superficie de la cancha. Como se esperaba, este lamentable accionar no pasó desapercibido en las redes sociales.

Como si fuera poco, después de ese partido, Djokovic dejó plantada a su compañera de dobles mixto, Nina Stojanovic, en la disputa por la medalla de bronce de dicha modalidad. El número uno del mundo se excusó con supuestos dolores en el hombro y se ausentó.

Así, estar en el ojo de la tormenta se ha convertido en una práctica rutinaria para ‘Nole’. Sus acciones no son ejemplo para nadie. Carece de empatía cuando se trata de la salud mental de sus colegas y, ahora que se trata de millones de personas en todo el mundo, tampoco da el brazo a torcer. Es su decisión, pero desafortunadamente afecta a los demás.

MÁS EN DT...

VIDEO RECOMENDADO:

Nominados al Premio Puskas

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más