Confección de lencería se ha visto afectada por el alza del precio de algodón. (Pixabay)
Confección de lencería se ha visto afectada por el alza del precio de algodón. (Pixabay)
Leslie Salas Oblitas

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

No solo la pandemia ha golpeado a la industria local de prendas interiores, el incremento en el precio del algodón -principal insumo para su confección- también ha generado sobrecostos a las empresas que participan en esta categoría, asegura Edson Cominges, gerente general de Merc Love.

Explica que el alza del dólar en los últimos meses y la menor producción de esta materia prima es lo que ha generado que se encarezca; no obstante, las marcas de lencería no han podido trasladar este incremento al consumidor final debido a la delicada situación económica que enfrenta el país ante la crisis sanitaria.

MIRA: Autos de lujo logran avanzar en agosto, aunque bajan la velocidad

“El 80% aproximadamente del algodón que se usa para la confección es importado, porque el que se produce localmente es exportado y tiene un valor entre 10% y 15% más alto”, precisa.

Asimismo, detalla, que las condiciones de compra de insumos en general también se han endurecido, pues ahora los proveedores estarían solicitando pagos por adelantado de hasta el 50%, cuando antes trabajaban con letras.

Ante ello, empresas como Merc Love –una de las tres principales fábricas peruanas de lencería, con ventas anuales de US$ 7,5 millones (2019)- han tenido que ajustar sus márgenes a fin de seguir avanzando en el proceso de recuperación.

EVOLUCIÓN

Cominges informa que desde que culminó la cuarentena, las ventas del segmento de prendas interiores y de su representada gradualmente han ido mejorando a partir de julio, al punto que en agosto estuvieron cerca de llegar a las cifras prepandemia.

No obstante, asegura que los meses que estuvieron sin poder vender no se recuperarán, por lo que estima que concluirán este 2020 con un nivel de producción por debajo del 30% o 40% de lo registrado en el 2019.

“En enero y febrero el crecimiento fue de 16%, pero en marzo la caída llegó a 97%. Muchas marcas, principalmente de talleres pequeños han desaparecido. Nosotros pudimos acceder a Reactiva, pero tampoco ha sido suficiente ni lo que esperábamos”, sostiene.

La firma además de distribuir sus productos al canal minorista tradicional de Lima y provincias (Piura, Chiclayo, Trujillo, Ica, Arequipa, Moquegua, Tacna, Puno, Cusco, Ayacucho, Pucallpa, Huancayo, San Martín, Loreto y Cajamarca) también ha emprendido la venta directa al consumidor a través de sus redes sociales, generando ventas mensuales entre S/ 60.000 y S/ 80.000.

POTENCIAL

Esta coyuntura, afirma el empresario, los ha llevado a evaluar la posibilidad de invertir en una cadena de tiendas propias entre uno y dos años, a fin de ganar un mayor posicionamiento de marca. “La producción local de prendas íntimas es de igual calidad que la colombiana, con la diferencia de que nosotros usamos algodón en las partes que rozan la piel y no poliéster”, precisa.

Sostiene que el mercado de lencería en el Perú aún es virgen, puesto indica existen alrededor de 5 millones de mujeres con potencial de gasto, especialmente en Lima, donde quieren fortalecer sus presencia, ya que provincias concentra aún el 70% de sus ventas.

La empresa familiar, que tiene 20 años operando, produce en su fábrica de Puente Piedra (donde poseen más de 100 máquinas y dan trabajo a 70 personas) entre 100.000 y 150.000 unidades al mes; y ya están analizando la ampliación de su planta con la compra de un terreno contiguo, revela Edson Cominges.

Además de Merc Love, D’Lirio y Jacky Form son las otras dos fabricantes peruanas grandes que compiten en el país, informa.

VIDEO RELACIONADO:

Realizan primer matrimonio de manera virtual (Video: Municipalidad Alto de la Alianza)

TE PUEDE INTERESAR:

TAGS RELACIONADOS