/ Difusión
Redacción EC

Un estudio publicado en Harvard Business Review demostró que el 65% de los contactos dentro de una empresa se hicieron a partir del ‘networking’. Esta práctica resultó productiva, por ejemplo, para conseguir nuevos clientes.

Si bien el término ‘networking’ puede parecer nuevo, no es más que la creación de redes profesionales tanto dentro como fuera del entorno laboral. Pero con trabajo remoto o híbrido, ¿sabes cómo aprovecharlo?... Pocos profesionales saben utilizarlo estratégicamente hoy en día. Y es importante saber que se puede seguir haciendo ‘networking’ también mientras se trabaja en un modelo híbrido o remoto.

MIRA | ¿Cuánto se invertirá este año a través de los principales programas sociales del Midis?

Existen dos tipos de ‘networking’, el externo e interno. En primer lugar, hablemos del ‘networking’ externo. En una nota de Forbes, la coach ejecutiva Kara Dennison lo define como un “trabajo de investigación” por fuera de contactos ya conocidos. El uso de redes sociales y nuevas tecnologías permite realizar esta acción. El segundo, el ‘networking’ interno, es el más fácil de aprender, pues se trata de formar conexiones con personas que comparten intereses en común, y que se encuentran en el mismo círculo social y laboral.

En esta línea Jean Pierre Rhor, Customer Success Manager de VISMA LATAM, expertos en soluciones para recursos humanos con oficinas en Perú, señala que “en ambos casos, la clave está en prestar atención a la personalidad de quienes nos interesan. ¿Cómo manejan sus redes sociales? ¿De qué forma se presentan y escriben? ¿Cuáles son sus intereses? Las conexiones que hacemos deben ser significativas, y una buena forma de lograrlo es teniendo visibilidad en redes sociales (tanto a través del ‘networking’ externo como del interno). Si podemos responder estas preguntas, es probable que sepamos qué tenemos para aportarle a esa persona de nuestro interés”.

Networking
5 beneficios del ‘networking’
1
Capital social

En el ‘networking’ es la red de contactos interrelacionados dentro de una organización. Tener mayor capital social se resume en el valor que podemos aportar a los demás a través de varios factores: la visibilidad (en el caso del ‘networking’ actual, en redes sociales), las conexiones mismas, y los avances que puedas lograr en cuanto a desafíos profesionales.

2
Capital intelectual

Es producto del conocimiento que circula en las redes de ‘networking’. Acrecentar el capital intelectual —ya sea individualmente o el de una empresa en general— implica aumentar la calidad de las relaciones dentro y fuera de la empresa (es decir, con colegas y clientes).

3
Cooperación interna y entre áreas

Cuando hablamos de “cooperación”, nos referimos a la colaboración entre tareas dentro del esquema organizacional de una empresa. La puesta en común de desafíos, logros y dudas a través del ‘networking’ puede facilitar el funcionamiento de una organización.

4
Relaciones duraderas

Todo lo que tenga que ver con fortalecer la comunicación entre colegas permitirá la circulación de nuevas ideas y propuestas. Hay que tener en cuenta dos tipos de relaciones: las emocionales y las enfocadas en objetivos (es decir, las estrictamente laborales).

5
Reclutamiento por referidos

Son aquellos talentos reclutados dentro del círculo de trabajadores de una organización. En Visma, por ejemplo, promovemos el ingreso de referidos a través de nuestra red social interna Visma Unite, en la que compartimos las vacantes disponibles. En este sentido, conocer a nuevas personas de nuestra industria puede llevarnos a recomendarlos en la empresa, lo cual puede significar recibir un bono por el referido, pero también que el talento que se incorpore sea de confianza y fortalecer aún más el ‘networking’.