Vicepresidente de Empresarios por la Integridad, Óscar Caipo, en su ponencia en el CADE 2019.
Vicepresidente de Empresarios por la Integridad, Óscar Caipo, en su ponencia en el CADE 2019.
Redacción EC

Durante su participación en la , el vicepresidente de Empresarios por la Integridad, Óscar Caipo, hizo un mea culpa por parte del empresariado, en el marco de las revelaciones de aportes de campaña desde el sector privado.

“Estamos sorprendidos por informaciones que nos muestran un manejo poco transparente de las empresas cuando actúan en la esfera pública”, señaló.

“Es ciertamente posible que en nuestro pasado hayamos tomado acciones que hoy nos parecen incorrectas”, añadió.

Además, apuntó que la coyuntura configura un escenario que no favorece al sector privado, pues la confianza ha sido afectada.

“Va a ser difícil obtener confianza de diversos sectores de la opinión pública, en un contexto de comprensible suspicacia generalizada”, indicó.

Como solución, anotó que es urgente que las compañías adopten el certificado de gestión anti-soborno.

Actualmente hay 13 empresas certificadas, de 10 sectores; y 29 otras compañías se encuentra en proceso de certificación.

Precisamente, estas empresas certificadas podrán utilizar, a partir del 1 de enero, el canal confidencial de denuncias creado por la Contraloría General de la República, anunció.

“Paralelamente, se está estudiando el establecimiento de un canal de denuncias en el sector privado para frenar actos de corrupción entre funcionarios o empleados de empresas”, reveló.

“No bastan las declaraciones de Paracas, hay que convertirlas en acciones, acciones potentes, que a la vez, diferencien a los buenos de los malos empresarios”, puntualizó.