El incremento de las cuotas podría perjudicar afectar el cumplimiento de pago de los clientes, debido a que no se sabe cuánto durará la crisis sanitaria, afirmó el economista David Rivera (Fuente:GEC / Elaboración propia)
El incremento de las cuotas podría perjudicar afectar el cumplimiento de pago de los clientes, debido a que no se sabe cuánto durará la crisis sanitaria, afirmó el economista David Rivera (Fuente:GEC / Elaboración propia)
Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

A partir de este mes, la banca empezó a los pagos de abril, mayo y junio de las deudas de sus clientes, debido a la interrupción de ingresos por la crisis del coronavirus.

Esta operación incluye como beneficio, en algunos bancos, la eliminación del cobro de intereses por las reprogramaciones de los créditos otorgados a las personas y a la pequeña y microempresa (pyme).

El especialista en derecho bancario, Rolando Castellares, precisa que una reprogramación de deudas beneficia a los deudores porque evita que incumplan con sus pagos al modificar el cronograma de estos.

Asimismo, beneficia a las entidades financieras porque evita que incurran en gastos de provisiones, al mantener los clientes la condición de estar al día en los pagos.

Sin embargo, Castellares detalla que toda reprogramación de deudas implica nuevos intereses, porque aumenta el periodo de la deuda.

Así, tres de los cuatro bancos más grandes optaron por no cobrar intereses adicionales en las reprogramaciones de su segmento minorista.

CONGELAMIENTO

El Banco de Crédito (BCP) decidió congelar las cuotas de abril y mayo de todos los préstamos personales y pymes, al fraccionarlas hasta por 24 meses sin el cobro de intereses adicionales.

En el caso de los créditos hipotecarios, el BCP amplió el fraccionamiento hasta en 48 meses.

El Banco Interbank ofreció una oferta similar en plazos y condiciones que el BCP.

Así, sobre la base de un ejercicio de un crédito personal por S/5.000 a 12 meses, a una tasa de interés del 33% anual, Día1 aplicó las condiciones de reprogramación de ambos bancos para verificar los beneficios.

De acuerdo con el ejercicio, el pago final que harían los clientes por el crédito (capital más intereses) no se encarece.

Incluso, el profesor de la Facultad de Economía y Finanzas de la Universidad del Pacífico, Enrique Castellanos, asegura que la deuda final es ligeramente menor que la original, porque si se trae a valor presente las cuotas que se fraccionarían hasta los próximos 48 meses, el monto de estas sería menor.

“No es lo mismo que te diga págame S/100 hoy a que te diga págamelo en 10 armadas. El valor presente de esas 10 armadas va a resultar menor a S/100, con lo cual te están perdonando intereses”, explica.

No obstante, el fraccionamiento de los pagos termina aumentando las cuotas pendientes, en función del plazo de la operación y de la tasa de interés del crédito.

Según nuestro ejercicio, que supone el fraccionamiento de las cuotas de abril y mayo por 12 meses, las letras pendientes aumentan en 16%.

El economista y periodista David Rivera, asegura que el incremento de las cuotas podría perjudicar afectar el cumplimiento de pago de los clientes, debido a que no se sabe cuánto durará la crisis sanitaria y lo profunda que es.

El BBVA optó por congelar los pagos de abril, mayo y junio de los créditos a las pymes y personales, sin intereses adicionales excepto en las hipotecas.

Esta operación a diferencia de la del BCP e Interbank implica desplazar los pagos al final de la deuda para no aumentar las cuotas.

Según la entidad no exoneró de intereses la reprogramación de las hipotecas, porque estas cuentan con un seguro de desempleo, que en caso de este riesgo abona las cuotas de estos préstamos por un monto máximo de S/6.000, hasta por seis meses.

Así según nuestro ejercicio, el valor de la deuda de los clientes del BBVA no aumenta con las reprogramaciones y son ligeramente menores si se traen a valor presente.

De otro lado, en el caso de Scotiabank el banco anunció que congelará las cuotas de los créditos a las pymes y personales, incluido los hipotecarios, de los meses abril, mayo y junio, sin afectar las cuotas pendientes.

Pero, sí cobrará intereses por las reprogramaciones. El banco solo anunció que no cobrará los intereses moratorios.

No obstante, en una reprogramación no aplican intereses moratorios, porque el cliente mantiene la condición de estar al día (categoría normal).

Según nuestro ejercicio, las reprogramaciones de Scotiabank encarecerían la deuda en 5%. Hay que indicar que, en una reprogramación de deudas, el encarecimiento del crédito dependerá del periodo en que se haga la operación.

Pues si las cuotas pertenecen a los primeros meses del crédito, el incremento de la deuda producto de la reprogramación será mayor.

DISCREPANCIAS

Rivera critica que los bancos, sobre todo los grandes, hayan sacrificado solo los intereses adicionales que demanda una reprogramación de deuda y no los intereses del mes, pactados en el crédito.

Sostiene que los bancos tienen la capacidad financiera para hacerlo y era una de las principales críticas del público.

Para Castellanos, si bien los bancos pudieron eliminar esos intereses originales, el que lo hayan hecho con los de las reprogramaciones representa un beneficio.

“Sí te están perdonando intereses”, afirma Castellanos.

En lo que ambos sí coinciden es en la resistencia de la banca para sacrificar sus márgenes, debido a que se requirió de la presión del público para que exoneren de intereses las reprogramaciones, en una coyuntura excepcional.

De esta manera, algunos bancos sí sacrificaron intereses por la pandemia. Quizás no como todos esperaban.

No obstante, es necesario monitorear los pagos porque los fraccionamientos pueden afectar a los clientes que habían copado su capacidad de pagos y porque una reprogramación no garantiza que cumplirán con las obligaciones.

* El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

___________________

¿Qué es un coronavirus?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden llegar a causar infecciones que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, que se pueden contagiar de animales a personas (transmisión zoonótica). De acuerdo con estudios, el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano, mientras que el MERS-CoV pasó del dromedario a la gente. El último caso de coronavirus que se conoce es el covid-19.

En resumen, un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano y debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo.

¿Cómo se contagia el coronavirus?

La covid-19 se contagia por el contacto de una persona sana con otra que esté infectada. Esta enfermedad se propaga de persona a persona mediante las gotículas procedentes de la nariz o boca cuando el que se encuentra enfermo tose o exhala.

En muchos casos, estas gotículas caen sobre objetos o superficies, que después tocan otros individuos y se llevan a la nariz, ojos o boca cuando pasan sus manos por la cara.

VIDEO SUGERIDO

Vizcarra sobre AFP

TE PUEDE INTERESAR