“Pasar de 90% a 70% de ocupación es un golpe gigantesco, pero cuando las empresas tengan más claridad de cuándo van a volver a trabajar, nos vamos a ver favorecidos”, con estas palabras Ernesto De Olazával confía en el futuro de un formato que desde hace algunos años llegó al segmento de oficinas dispuesto a quedarse. (FOTO: COMUNAL)
“Pasar de 90% a 70% de ocupación es un golpe gigantesco, pero cuando las empresas tengan más claridad de cuándo van a volver a trabajar, nos vamos a ver favorecidos”, con estas palabras Ernesto De Olazával confía en el futuro de un formato que desde hace algunos años llegó al segmento de oficinas dispuesto a quedarse. (FOTO: COMUNAL)
Elida Vega

Aunque en el corto plazo los espacios colaborativos han sido afectados por la paralización de nuestra economía, a largo plazo aprovecharán la oportunidad para crecer. El gerente general de Comunal, Ernesto De Olazával, adelanta a Día1 los pasos que darán para conseguirlo.

¿Cómo han sido estas ocho semanas de cuarentena para Comunal y el formato?

A pesar de la crisis, sigo creyendo que la industria de oficinas flexibles se va a beneficiar por la flexibilidad en los contratos, el ahorro en costos y el ‘expertise’ de un proveedor experto para asegurar la salud en los espacios de trabajo.

¿Qué están haciendo en ese sentido?

Hemos desarrollado un protocolo de prevención contra el COVID-19 muy exhaustivo, que comprende el control de temperatura en la entrada, rondas de limpieza y desinfección más intensas y reducción de los niveles de aforo en las áreas comunes como cafeterías o salas de reuniones.

MIRA:

En los espacios de trabajo, ¿habrá algún cambio en su configuración?

Aunque hoy estamos ayudando a nuestros clientes en su regreso, en paralelo estamos trabajando en cómo deberían ser los nuevos Comunal en un futuro cercano.

¿Cuál es el principal cambio que harán?

Se habla de reconfiguraciones drásticas en otros sectores pero no lo vemos así en nuestro formato.

MIRA:

¿Qué tanto los ha golpeado estos casi 60 días de paralización?

Hemos tenido una caída en la ocupación, un mes antes del COVID estábamos en 90% como promedio en todos nuestros locales, hoy estamos en 70%, pero tenemos una posición bastante sólida y esperamos recuperar pronto esa ocupación.

¿Qué pasará los meses siguientes?

Esa reducción es un ‘downside’ o bajón pero falta el ‘upside’ que vendrá con el flujo positivo de clientes nuevos que nos están buscando y vienen del mercado tradicional de oficinas, en busca de flexibilidad y ahorro en costos. Son meses duros sí, pero vemos un futuro promisorio para el ‘coworking’.

¿Cómo se han afectado sus planes de apertura para este año?

Los proyectos se han retrasado porque se han frenado las construcciones, y estamos a la espera de que se retomen.

Entonces, ¿tendrán menos aperturas?

Los contratos cerrados y que ya habían iniciado obras se siguen avanzando, pero los que estaban en conversaciones están en ‘stand by’ hasta nuevo aviso.

La caída de 20 puntos porcentuales en la ocupación, ¿ha afectado sus expectativas de crecimiento para el 2020?

Es bien difícil por ahora dar un número de cómo vemos el año porque en enero y febrero nos fue espectacular, pero luego vino este golpe y como todavía no logro cerrar con las empresas nuevas, no me atrevo a dar un número porque me falta esa otra parte de la ecuación. Pero, no olvidemos que el ‘boom’ del ‘coworking’ se da tras una crisis, la del 2008, y creemos que esta vez no va a ser la excepción y va a agarrar a nuestra industria mejor preparada, con un nivel de madurez mucho más grande.

Apuestan por el largo plazo, entonces.

Estamos pasando por meses muy duros, pasar de 90% a 70% de ocupación es un golpe gigantesco, pero cuando las empresas tengan más claridad de cuándo van a volver a trabajar, nos vamos a ver favorecidos.

En el caso de las tarifas, ¿han tenido que reducirlas para retener a sus locatarios?

Hemos tenido y seguimos teniendo conversaciones muy cercanas con los dueños de las oficinas que rentamos y todos han tenido una buena predisposición para buscar una salida. Más que un descuento, hemos buscado flexibilidad en el contrato y en vez de un alquiler 100% fijo, tendrá un gran componente variable.

¿Es un trato por el estado de emergencia o será la nueva forma de contratar con los dueños de los espacios?

Es una nueva forma de hacer los acuerdos. Antes de la crisis teníamos 30% de nuestro negocio y del stock de m2 en ese formato. De hecho, iniciamos el año con todas las negociaciones nuevas bajo ese modelo.

¿Hoy el 100% de su inventario es manejado bajo ese modelo?

No, pero estamos en negociaciones para que sea un porcentaje mayor y más importante.

¿Cómo ha impactado esto en el precio final para los locatarios de Comunal?

Los casos con los clientes los hemos visto uno a uno y no como una regla general con un descuento.

¿Saben del interés de empresas de sectores que antes no eran demandantes del ‘coworking’?

Sí, hemos visto rubros que antes no llegaban naturalmente al formato y ahora lo hacen como parte de esa reconfiguración, como algunas agencias de publicidad o las agencias de márketing digital.

Sobre sus aperturas fuera del país, ¿han cambiado sus planes?

También los hemos puesto en ‘stand by’ y por ahora solo operamos en México. Cuando recuperemos nuestro nivel de ocupación y los otros números, retomaremos las negociaciones del plan de crecimiento.

¿Este año o el próximo?

Soy bastante optimista y espero que para finales de este año podamos retomar todas esas conversaciones.

Si bien para este año las expectativas no son claras, ¿cómo se ven en el 2021?

Espero que sea el año del rebote y que podamos retomar el plan de crecimiento que teníamos en Lima para cubrir más distritos, también me imagino retomando el crecimiento en México porque estamos solo en una zona.

Se hablaba del interés de nuevas marcas ‘coworking’ por llegar al Perú y, tras una crisis, el sector inmobiliario casi siempre sale reconfortado, ¿será posible?

Si se resuelve el tema del virus y se controla, creo que sí. Jugamos en una industria que tiene muy poca penetración en el mercado, entre 5% y 6%, pero si las empresas están prefiriendo espacios flexibles, es lógico pensar que van a venir más actores interesados en jugar en la industria.

¿La penetración crecería este año o esperaremos al 2021?

Será del 2021 en adelante porque el nivel de penetración crece con los nuevos contratos y este año se verá un número plano.

¿Veremos más ‘coworking’ de nicho después del COVID-19?

Puede pasar, porque el teletrabajo va a tener un espacio más preponderante de ahora en adelante.