“Encontramos en digitalizarlas [las clases] una oportunidad gigante de que [los gimnasios] puedan acceder a miles de usuarios”, dice Andrea Baba, socia y cofundadora de Fitco. En la foto, entrena junto a Alexander Mayor, también socio y fundador de la startup. (Foto: Fitco)
“Encontramos en digitalizarlas [las clases] una oportunidad gigante de que [los gimnasios] puedan acceder a miles de usuarios”, dice Andrea Baba, socia y cofundadora de Fitco. En la foto, entrena junto a Alexander Mayor, también socio y fundador de la startup. (Foto: Fitco)
Manuela Zurita

No es una novedad que la tecnología está permeando (y transformando) cada uno de los espacios de nuestra vida. Los vínculos, el trabajo, la educación, el ocio. Es en esta cancha –la del tiempo libre– donde la peruana de gestión y reservas de boutique Fitco busca ahora dar que hablar o, bien mirado, animarnos a entrenar.

Es que a poco más de un año de establecer su centro de operaciones en Ciudad de México, la firma –hoy presente en siete países de la región, con ventas mensuales por unos US$2 mlls.– lanzó en agosto pasado Butiq Live, una plataforma online de clases de entrenamiento funcional, cardio, baile, streching y box, cuenta a Día1 Andrea Baba, CEO, socia y fundadora de Fitco.

Con 100 clases grabadas en 10 estudios de México y Perú y 3.500 clases completadas (duran entre 10 y 40 minutos), el plan de la startup es en los próximos 12 meses integrar tecnológicamente el producto a FitConnect, su software de gestión estrella.

“Nos dimos cuenta que una vez que le solucionábamos [a los gimnasios] el problema de gestión, querían seguir creciendo, expandirse y llegar a nuevos usuarios”, explica Baba, quien se exclusa de no poder brindar precisión sobre el número de locales que atienden a pedido de sus inversionistas. Entre estos están Angel Ventures Perú, Outbound Ventures, 500 Startups y DevLabs, de los que han recibido fondos por US$550 mil para impulsar el desarrollo del producto, entre otros proyectos.

Pero no se trata solo de nuevos clientes, aclara Baba. A través de Butiq Live, buscan brindar a los gimnasios en línea asimismo exposición de marca y data para la toma de decisiones, como métricas para determinar la inversión en potenciales locales en base a la ubicación de sus ciberalumnos.

Es como el del entrenamiento”, define Baba y explica que los usuarios pueden acceder a la plataforma vía una suscripción mensual. Hoy, precisa, la mayoría son peruanos, que están fuera del país y buscan seguir entrenando.

La próxima milla del producto estaría asociada –entre otras innovaciones– al desarrollo de tecnología para la detección de errores en los ejercicios de los entrenamientos, que Baba explica están dirigidas por profesores de renombre.

Otra meta no menos desafiante para Ficto será aterrizar en Estados Unidos, adonde ya han puesto un pie, dice al teléfono desde Puerto Rico, donde participan de un programa de aceleración. “Nuestra meta es seguir penetrando desde México a toda Latinoamérica”, afirma.

MUDANZA CLAVE

La decisión de partir a México, que cuenta con poco más del doble del número de gimnasios boutiques de los tres países miembros restantes de la Alianza del Pacífico, fue estratégica para saltar a la región. Hoy dicha plaza representa el 40% de las ventas de FitConnect, dice Baba, seguida de Perú (20%), Chile (20%), Colombia (10%) y Argentina, Puerto Rico y Panamá (10%), precisa Baba.

Según proyectaban, un mes después del aterrizaje, dicha movida esperaban que los llevase hacia una facturación de US$728 mil anuales. Baba prefiere no adelantar resultados. Solo apunta que con FitConnect crecieron 3,5% en facturación en el 2019 versus el año anterior.


TAGS RELACIONADOS