Interbank mantiene su aspiración de crecer en el negocio de tarjetas de crédito por encima del mercado, afirmó Jorge Gamarra, gerente de División de Tarjetas de Crédito, Medios de Pago y Préstamos Personales de Interbank. (Foto: GEC)
Interbank mantiene su aspiración de crecer en el negocio de tarjetas de crédito por encima del mercado, afirmó Jorge Gamarra, gerente de División de Tarjetas de Crédito, Medios de Pago y Préstamos Personales de Interbank. (Foto: GEC)
Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

En el 2019, los para personas crecieron a una tasa de doble dígito, en sintonía con menores tasas de interés por dichos créditos.

De acuerdo con la última información disponible, entre enero y noviembre del año pasado, la prestó a las familias S/6.464 millones más que el año anterior –un crecimiento del 13%–, con lo que la cartera totalizó en S/55.786 millones.

En tanto, las a las que accedieron las personas se redujeron, en promedio, en 409 puntos básicos frente al 2018.

En ese contexto, el negocio de se mantuvo dinámico, en línea con las diversas estrategias de las entidades financieras para captar a más clientes.

De acuerdo con el , el monto promedio mensual de los pagos con tarjetas de crédito creció en 13,5%.

Entidades financieras como registraron un incremento en el negocio de dinero plástico de 22%, y de 29% en préstamos de libre disponibilidad.

“En hemos tenido un importante crecimiento anual [de préstamos personales] por encima del sector. El mercado de consumo, en el 2019, ha crecido por segundo año consecutivo en 15%. El producto de tarjetas creció en 11% y préstamos, en 20%”, comenta a Día1 Jorge Gamarra Novoa, gerente de División de Tarjetas de Crédito, Medios de Pago y Préstamos Personales de Interbank.

En la actualidad el banco posee una cuota de mercado del 27% en segmento de tarjetas de crédito, con una cartera de S/6.196 millones.

ESTRATEGIA

El crecimiento del negocio de préstamos de consumo estuvo acompañado de niveles saludables de indicadores de morosidad.

A noviembre del 2019, la tasa de atrasos cerró en 3,05%, ligeramente inferior al registro del mismo período del 2018.

A decir de la autoridad monetaria, la morosidad no observó mayor variación durante el año, debido a que aumentó la cartera total de créditos.

El crecimiento del negocio de préstamos de consumo estuvo acompañado de niveles saludables de indicadores de morosidad.
El crecimiento del negocio de préstamos de consumo estuvo acompañado de niveles saludables de indicadores de morosidad.

Sin embargo, buena parte de las estrategias de las entidades bancarias, en el negocio de consumo, para crecer de manera saludable, fue la aplicación de medidas correctivas en sus políticas crediticias para reducir su exposición a segmentos de clientes de mayor riesgo crediticio.

Estas políticas llevaron a que la deuda promedio disminuyera, al igual que los costos en reservas regulatorias. A ello se sumó la apuesta de los bancos por incorporar a nuevos clientes.

“Existe una tarea pendiente que es la de promover la bancarización. En ese sentido, estamos desarrollando iniciativas pilotos con nuevas herramientas de evaluación, que nos permitan determinar el comportamiento o intención de pago de las personas que aún no cuenten con un historial crediticio”, indica Gamarra.

En el caso de , además de estas políticas, la estrategia se basó en facilitar el acceso a sus tarjetas de crédito en el lugar y en el momento que los clientes lo requieran. Esta oferta estuvo acompañada de la segmentación de sus usuarios.

EN EL 2020

Sobre la expectativa de crecimiento del negocio de tarjetas de crédito en el 2020, Gamarra precisó que Interbank mantiene su aspiración de crecer, al igual que el 2019, por encima del mercado, enfocado en su propósito de acompañar a los peruanos a cumplir sus sueños.

Para ello, pondrán al alcance de sus clientes sobre todo dos programas de recompensas. El primero tiene un enfoque aspiracional, cuya propuesta de valor está centrada en que el cliente pueda elegir; y el segundo está dirigido a los clientes que priorizan el ahorro.

Así, el mercado de tarjetas de crédito se prepara a una nueva batalla, en que las tasas de interés podrían seguir reduciéndose, en línea con la posición expansiva de la política monetaria.