Macusani es rico en uranio, litio y también lo sería en fosfatos, mineral de uso intensivo en la agricultura. (Foto: GEC)
Macusani es rico en uranio, litio y también lo sería en fosfatos, mineral de uso intensivo en la agricultura. (Foto: GEC)
Juan  Saldarriaga

Redactor de Dia1 y de Economía y Negocios

juan.saldarriaga@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Este 2 de noviembre será un día fuera de lo normal para el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet). Como muy pocas veces antes, los funcionarios de la institución geológica tendrán que lidiar con un mar de gente pugnando por tramitar un petitorio minero. Y no cualquier petitorio.

Lo que estará a disposición del público desde las 8:15 a.m. de ese día será una porción del proyecto minero más expectante en la actualidad: Macusani-Falchani (Puno), rico en uranio y en litio. El precio: US$3.000 la hectárea.

MIRA: Un organismo público de pensiones: ¿Qué funciones tendría y cuáles son los riesgos de la propuesta?

¿Por qué un área perteneciente a un proyecto minero bastante conocido será ofertada de este modo?

La razón se encuentra en el litigio que enfrenta desde hace dos años a Ingemmet con el operador del proyecto, Macusani Yellowcake, sucursal de la canadiense Plateau Energy.

La manzana de la discordia son 32 concesiones mineras del proyecto Macusani, que Ingemmet ha declarado caducadas contra el parecer de la empresa.

Colofón de ese litigio ha sido la decisión de la entidad geológica de retirar del catastro minero nueve de esas 32 concesiones a partir del próximo 2 de noviembre.

Como es fácil de imaginar, dicho anuncio ha creado una fiebre del litio, cuyo resultado será una explosión de petitorios que acarrearía adversas consecuencias.

Ingemmet ha puesto a disposición del público nueve concesiones mineras del proyecto de litio, uranio y fosfatos, Macusani-Falchani (Foto: Andina)
Ingemmet ha puesto a disposición del público nueve concesiones mineras del proyecto de litio, uranio y fosfatos, Macusani-Falchani (Foto: Andina)

LITIO Y FOSFATOS

La primera y más inmediata es la amenaza a la salud de cientos de solicitantes que se aglomerarán a las puertas de Ingemmet para obtener una parte del proyecto minero (más de una hectárea). El quid del asunto es que no existe todavía un procedimiento para solicitar los petitorios online.

Y a ello cabe añadir las implicancias en el desarrollo del proyecto.

Rómulo Mucho, expresidente de Ingemmet, advierte que si la empresa y la institución geológica no llegan a una solución que excluya el dispersamiento de las concesiones, el proyecto “seguirá entrampado por diez años más”.

Para el Perú podría significar una oportunidad perdida, pues Macusani no solo alberga litio y uranio, sino suficiente sulfato de potasio (potash) como para abastecer la demanda interna de fertilizantes, explica Mucho.

“El litio (y el potasio) ofrecen la brillante oportunidad para que el Perú avance más de lo que puede avanzar con el cobre”, señala.

Ulises Solís, gerente general de Macusani Yellowcake, comenta que la decisión de Ingemmet ha ocasionado que los accionistas de la empresa miren con más cautela su inversión en Puno porque, si bien el retiro de las nueve concesiones no disminuye la superficie del objetivo central del proyecto (Falchani), sí priva a la empresa de nuevas áreas de expansión.

De esas nueve concesiones, se ha comprobado que dos tienen uranio y una tiene litio. En cuanto a las demás, no es que no tengan, sino que aún debíamos explorarlas”, explica.

Ubicación del proyecto de litio Falchani (Gráfico: Macusani Yellowcake).
Ubicación del proyecto de litio Falchani (Gráfico: Macusani Yellowcake).

Agrega que el dispersamiento de las concesiones no sólo dañará a la empresa sino también a las personas que obtendrán las concesiones porque estas se encuentran judicializadas.

A ello cabría añadir el caos administrativo que se generará, pues la concurrencia de tantos solicitantes creará pugnas y obligará a Ingemmet a organizar un remate.

Pero ¿cómo se llegó a esta situación?

HISTORIA DE UNA DEMORA

La historia se remonta a junio del 2018, mes en que se cierra la ventana anual para el pago del derecho de vigencia (monto que las empresas mineras cancelan al estado para mantener vigentes sus concesiones).

Por extrañas circunstancias, Macusani Yellowcake se aproximó a último momento a la ventanilla de pagos. Según Ingemmet, de forma extemporánea. Según la empresa, en el último minuto, pero dentro de la hora.

Fuentes cercanas al proceso relatan que Oscar Bernuy, entonces presidente de Ingemmet, abrió una investigación interna para dilucidar en qué momento fue que la empresa canceló.

La investigación determinó que Macusani pagó a destiempo los expedientes de 32 concesiones, por lo que estas fueron caducadas.

Como era de esperar, Macusani llevó el caso a la instancia administrativa más alta del sector minero, el Consejo de Minería. Después de casi un año de deliberaciones, sin embargo, esta instancia confirmó la caducidad ordenada por Ingemmet.

Ulises Solís asegura que Falchani es uno de los proyectos de litio más grandes del mundo, y que lo probarán con las reservas que publicarán pronto (Foto: mundomarítimo.cl)
Ulises Solís asegura que Falchani es uno de los proyectos de litio más grandes del mundo, y que lo probarán con las reservas que publicarán pronto (Foto: mundomarítimo.cl)

Frente a esto, la empresa acudió al Poder Judicial y obtuvo una medida cautelar por 17 de las concesiones. De acuerdo a Solís, la empresa estaba en proceso de obtener otra medida cautelar para las restantes 15, cuando Ingemmet decretó el retiro de nueve de ellas (30 de setiembre).

Ingemmet explicó a Día1 que ha obrado conforme a ley, pues “las nueve concesiones se encuentran extinguidas en el ámbito administrativo y no cuentan con medida cautelar dispuesta por el Poder Judicial”.

Sin embargo, hay tres detalles que merecen ser aclarados.

Uno es la campaña mediática lanzada por Ingemmet hace pocos días, promoviendo el potencial de litio de Puno. Una iniciativa que parece hecha ex profesamente para alentar la puja por las concesiones de Macusani.

Otro es el aparente apuro de Susana Vilca, presidenta de Ingemmet y exministra de Energía y Minas, por poner a disposición del público concesiones valiosas cuando no se cuenta aún con un sistema online de petitorios en línea que evite la aglomeración de público.

Y el último, y no menos espinoso: ¿Cuál es el nexo entra la funcionaria y la empresa?

¿CONFLICTO DE INTERÉS?

Diversas fuentes consultadas para este informe coinciden en señalar que Susana Vilca se desempeñó como asesora de Macusani Yellowcake en los meses cruciales en los que la empresa ventilaba su causa en el Consejo de Minería.

Susana Vilca fue elegida presidenta de Ingemmet en julio del 2020. Previamente habia ocupado el sillón del Ministerio de Energía y Minas. (Foto: GEC)
Susana Vilca fue elegida presidenta de Ingemmet en julio del 2020. Previamente habia ocupado el sillón del Ministerio de Energía y Minas. (Foto: GEC)

Incluso, detallan que la funcionaria visitó dos veces esa institución para abogar por Macusani Yellowcake y pedir que se le perdone el pago extemporáneo de los derechos de vigencia. Lo curioso es que esta asesoría no se encuentra consignada en la Declaración Jurada de Interés (DJI) presentada por ella en el Portal de Transparencia del Estado.

Preguntada al respecto, Vilca respondió que sólo interactuó con representantes de Macusani Yellowcake, pero que nunca los asesoró ni prestó servicios profesionales, razón por la cual no lo menciona en su DJI.

En el caso concreto de Macusani Yellowcake, y durante el período en el que no ejercía función pública alguna, he sostenido reuniones con sus representantes y asesores para coordinar distintos temas en torno al ámbito de su actuación (Región Puno), sin embargo, no he acordado con ellos la prestación de servicios profesionales ni la condición de los mismos, dado que los temas que requería la empresa eran de carácter legal, especialidad que no corresponde a mi profesión”, explicó.

Por el contrario, Macusani Yellowake aseguró a Día1 que Vilca sí los asesoró en el litigio con Ingemmet.

Entre estos dimes y diretes, especialistas en minería aconsejan a Ingemmet que llegue a un acuerdo para evitar perjuicios al proyecto minero.

Entiendo que Macusani hizo tarde, por minutos o segundos, el pago [de los derechos de vigencia]. Pero eso se puede arreglar. Ingemmet aun puede negociar con la empresa o pagar una multa para que saneen su error. O volver a venderles las concesiones”, aconseja Rómulo Mucho.

De hecho, Ingemmet señala que las áreas publicadas como ‘aviso de retiro’ pueden ser solicitadas por el mismo titular, por cuanto conforme al artículo 6 del Decreto Supremo N° 025-2016-EM, las áreas retiradas no constituyen antecedente ni título para la formulación de nuevos petitorios mineros".

Finalmente, algunos especialistas recomiendan que Ingemmet conforme con las nueve concesiones un Área de No Admisión de Petitorios (ANAP), al estilo de Colca y Jalaoca, lo que evitará su disgregación y daría a la empresa una opción para recuperarlas.


TE PUEDE INTERESAR