Mibanco es la entidad que ofrece la tasa de interés promedio más alta entre los bancos con 14,6%.
Mibanco es la entidad que ofrece la tasa de interés promedio más alta entre los bancos con 14,6%.
Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

El menor crecimiento de la economía y su influencia en el empleo y en las ventas de las empresas afecta la de las instituciones financieras.

De acuerdo con las cifras reportadas por los bancos y las cajas municipales a la , tanto la participación de créditos atrasados como el monto de créditos incobrables (castigos) del segmento ‘retail’ y mediana empresa registraron aumentos significativos en el último año.



“No creo que las personas no asuman sus deudas porque no quieran, sino porque han perdido su capacidad de pago”, afirmó el presidente de la Caja Huancayo, Jorge Solís.

FACTORES
Aunque los clientes a los que se dirigen la banca y las cajas municipales tienen distinto perfil, los factores detrás de su incumplimiento de pago son los mismos. Uno de ellos es la competencia entre las entidades financieras que, en muchos casos, ha llevado a las entidades a relajar sus políticas de créditos.

Morosidad
Morosidad

Juan Fernando Maldonado, gerente de productos ‘retail’ del BBVA, afirma que en el caso de los préstamos dirigidos a las personas naturales, el porcentaje de créditos atrasados aumentó, debido a la incorporación de nuevos segmentos de la población, cuyo comportamiento de pago no fue el que se preveía.

El ejecutivo sostuvo que ante un mercado saturado por los clientes de mejor perfil crediticio y la fuerte competencia, a través de la compra de deudas, los bancos especializados en el segmento minorista flexibilizaron sus políticas de créditos para llegar a nuevos segmentos.

“La incorporación de nuevos clientes, posiblemente, deterioró los ratios de mora que normalmente tienen los bancos. En la parte de personas naturales es lo que explica, en buena parte, la morosidad”, manifiesta Maldonado.

Según la última cifra disponible de la SBS, la morosidad de la deuda de consumo de la banca representa el 2,9% del total de créditos. Si a esta se le suman los créditos declarados en pérdida, que las entidades asumen con su patrimonio por ser incobrables, el porcentaje de morosidad (mora ácida) sube al 8,3% de esta cartera.

Las cajas municipales también sufrieron los estragos de la competencia, así como la desaceleración de la economía.

Marcelino Encalada, gerente de Ahorros y Finanzas de la Caja Piura, afirma que la desaceleración de la economía ha incidido en un menor ritmo de crecimiento de los créditos. Esto, sumado a la competencia por compra de deudas, han dejado a las cajas con recursos que no han podido prestar.

Esta situación, según Solís, de la Caja Huancayo, ha llevado a muchas entidades financieras a relajar sus políticas de créditos con el propósito de cumplir sus metas de colocaciones.

“Las entidades están sobreendeudando a los clientes y no están gestionando bien el riesgo crediticio”, sostiene Solís.

Según los tres ejecutivos, los factores macroeconómicos no ayudan a que la situación de la morosidad pueda revertirse en lo que queda del año. Sin embargo, señalan que la coyuntura refuerza la necesidad de mayor énfasis en la gestión de cobranzas.

“Hay que ajustar algunas piezas de los ‘score’ de riesgo”, concluye Maldonado.

TAGS RELACIONADOS