El calzado para oficina o elegante ha sido dejado de lado, y se ha priorizado la comodidad y lo deportivo. La tendencia podría revertirse o equilibrarse hacia el 2022. (Ilustración: Giovanni Tazza/El Comercio)
El calzado para oficina o elegante ha sido dejado de lado, y se ha priorizado la comodidad y lo deportivo. La tendencia podría revertirse o equilibrarse hacia el 2022. (Ilustración: Giovanni Tazza/El Comercio)
Paola Villar S.