Foto: El Comercio/Mining Press)
Foto: El Comercio/Mining Press)
Juan  Saldarriaga

Redactor de Dia1 y de Economía y Negocios

juan.saldarriaga@comercio.com.pe

Día1 conversó en corto con Óscar Gonzalez Rocha, CEO de la compañía, sobre algunos de los planes de Southern Perú Copper Corporation con el proyecto cuprífero Michiquillay, ubicado en Cajamarca.

¿Qué pasos inmediatos dará Southern en Michiquillay?
Hacer un análisis más profundo de la documentación remitida y contrastarla con nuestras fuentes. Por ejemplo, hay que realizar un programa de relacionamiento social para iniciar algunas perforaciones confirmatorias del potencial del yacimiento y sus características. En el ámbito social, hay que trasladar una población y hacer un programa de reasentamiento.

¿Podrían operar Michiquillay y Quellaveco a la vez?
Sí, podemos operar ambos yacimientos. Con relación a Quellaveco, hemos sostenido conversaciones con sus directivos al más alto nivel. Por nuestra parte, consideramos que podemos adquirir el yacimiento o asociarnos con Anglo American, que es el principal accionista, pero nosotros seríamos los operadores porque es un depósito próximo a nuestras operaciones.

El proyecto cuprífero Michiquillay, ubicado en Cajamarca y valorizado en US$2.000 millones, fue revertido al Estado por la compañía minera Milpo en marzo pasado.  Pro Inversión proyectaba licitarlo nuevamente en diciembre, pero optó por aplazarlo hasta el 20 de febrero próximo, a raíz de la coyuntura política. Más de 20 empresas están interesadas en participar del proceso, informó la entidad estatal.
El proyecto cuprífero Michiquillay, ubicado en Cajamarca y valorizado en US$2.000 millones, fue revertido al Estado por la compañía minera Milpo en marzo pasado. Pro Inversión proyectaba licitarlo nuevamente en diciembre, pero optó por aplazarlo hasta el 20 de febrero próximo, a raíz de la coyuntura política. Más de 20 empresas están interesadas en participar del proceso, informó la entidad estatal.

¿Por qué Southern debería operar Quellaveco?
La infraestructura de que disponemos haría que los costos de inversión, estimados en $5 mil millones, bajen sustancialmente para beneficio de todos quienes resulten socios del proyecto. Inclusive, estamos dispuestos a que ambas empresas tengamos una participación de 50% cada una.

¿Por qué apostaron por Michiquillay, estando – como está – lejos de las bases de Southern en el sur?
En Southern realizamos exploraciones en todo el Perú, además de Argentina, Chile y Ecuador. Donde haya un yacimiento relevante haremos todo lo posible para ponerlo en operación en el menor plazo posible, ya sea que se ubique en el norte, en el centro o en el sur del Perú.

¿Siguen apostando por Tía María?
Por supuesto. Estamos seguros de que con el acompañamiento del Estado se pondrá en operación Tía María en el más corto plazo. Reiteramos nuestra perspectiva de que en el primer semestre contaremos con la autorización para dar inicio a la construcción de este proyecto.

¿Cómo queda en adelante el pipeline de proyectos de Southern?
Seguimos adelante con lo previsto. Hemos sumado un yacimiento más. El ajuste o no en el pipeline dependerá de los avances que se registren en términos sociales, principalmente.

Lea más noticias de Economía en...