Federico Calello comenta que este año no solo han mantenido el crecimiento en ventas en las categorías en las que participan, sino también en participación de mercado. El avance más agresivo fue en papel higiénico. (Foto: El Comercio)
Federico Calello comenta que este año no solo han mantenido el crecimiento en ventas en las categorías en las que participan, sino también en participación de mercado. El avance más agresivo fue en papel higiénico. (Foto: El Comercio)
Claudia Paan

Federico Calello luce su entusiasmo. Aprovechando nuestra entrevista, nos muestra con orgullo las nuevas oficinas de (KC) en Miraflores. Una decoración lúdica, zonas de entretenimiento y espacios de trabajo sin designar, son solo una muestra de la nueva cultura que quieren imprimir, donde la colaboración y la innovación son claves. Atrás quedaron las controversias por , hoy la mirada del ejecutivo argentino está en que KC sea más ágil para responder al consumidor. Pero, ¿cómo fue su segundo año al frente de la empresa? ¿Cuáles son las metas a futuro y cómo las alcanzarán?

La última vez que conversamos nos dijo que mientras que el 2016 era el año para reconectarse con el consumidor, este 2017 iba a ser el de crecimiento. ¿Fue así?

Definitivamente ha sido un año de crecimiento. Avanzamos mucho a nivel de venta y de participación de mercado en todas las categorías. Desde el punto de vista del sector consumo, no fue de los mejores, pero tuvimos buenas estrategias que nos permitieron capitalizar las decisiones del 2016 para que se puedan desplegar este año.

Visto por sus categorías más importantes, ¿cómo fue el escenario en papel higiénico?

Suave fue una de las marcas donde crecimos de forma agresiva en participación de mercado, pasando de un 34% a 40%. Esto fue resultado de nuestra propuesta de brindar productos de valor a los distintos segmentos de consumidores. Esto, además, fue acompañado por un acercamiento de precios para que los consumidores de los distintos niveles puedan acceder a estos productos.

¿También fue este el camino en pañales?

Totalmente. Hemos logrado acercar propuestas premium a segmentos bajos como es el caso de los pañales para niños y niñas. Hemos lanzado, además, un pañal autoajuste que va a ser una plataforma de crecimiento a futuro. Queremos generar valor para los consumidores y masificar nuestras propuestas.

Si bien en categorías maduras la premiurización fue la clave, ¿cuál es la estrategia con aquellas que tienen baja penetración, como toallas húmedas?

En esta categoría hay una oportunidad interesante. Estábamos con una penetración del 50%, mientras que en Argentina, Chile o Colombia, en rangos del 80%. ¿Qué hicimos? Además de hablar de cómo estos productos ayudan a maximizar la limpieza del bebe, hemos logrado que se les dé otros usos con nuevos formatos. Con ello incrementamos la penetración a un 60% este año.

El año pasado dijo que antes que entrar a nuevas categorías seguirían creciendo en las actuales. ¿Mantiene esta idea?

Tenemos algunas nuevas en estudio. Pero también tenemos productos innovadores en categorías de baja penetración donde el potencial es interesante. Algunos se producen en el Perú y se exportan a todo el mundo como el caso de pants para adultos [Plenitud] y pañales. Es más, estamos cerrando acuerdos para exportar a Europa del Este y el antiguo bloque de países soviéticos.

¿Para cuándo sería eso?

Para el próximo año estaremos llegando a países como Alemania, Rusia y Turquía. Pero se van a sumar más países de este bloque. Actualmente ya exportamos a casi todo Latinoamérica.

¿Cuál es el peso de las exportaciones en sus ventas totales?

Es el 25%. Con estos países creceríamos en cinco puntos más. Cabe decir que somos uno de los principales exportadores no tradicionales del país. A agosto de este año, hemos realizado envíos por US$50 millones, 35% más que en el 2016. Esto demuestra que estamos haciendo un trabajo interno muy bueno.

¿Cuál es el caballo de batalla para las exportaciones?

Si bien Plenitud llega a más países, en valores Huggies lidera las ventas.

Estratégicamente, el Perú tiene una posición preferencial para ser un ‘hub’ regional...

Además de los TLC y su ubicación geográfica, en el Perú tenemos un grupo de colaboradores que es muy eficiente, lo cual nos da ventajas competitivas a nivel de costos. La misma máquina que se instala en otro país, en el Perú tiene una mejor performance. Es por ello que estamos haciendo inversiones constantes en tecnología y capacitación para mantener este buen nivel.

En vista de ello, ¿podríamos convertirnos en el mayor exportador de KC en la región?

Te diría que es uno de los países que –junto con Brasil y Colombia– tiene este perfil exportador. En el Perú se encuentra una estabilidad que nos permite hacer planes a futuro.

Para dar estos pasos, ¿cómo están reforzando su trabajo de producción y logística?

Hemos mudado nuestros centros de distribución a uno unificado de mejor nivel en Lurín, el cual es tercerizado. También hemos invertido en mejorar nuestras máquinas. Para el próximo año estamos invirtiendo en una planta de manejo de efluentes para nuestra fábrica en Puente Piedra que edificaremos con Sedapal, la Municipalidad de Lima y la de Puente Piedra. Esta será la más moderna que KC tenga en Latinoamérica. Con ello reforzamos nuestro compromiso de reducir nuestras emisiones y desechos. Además, tenemos otro proyecto en la planta de Santa Clara para autoabastecernos de energía no solo para nosotros, sino para las comunidades cercanas. El proyecto también prevé la utilización de emisiones.

¿Cuándo iniciarían estos proyectos?

Estamos en la fase de factibilidad. Esperamos que estén en el último trimestre del 2018.

¿A cuánto ascenderá la inversión?

En total, el próximo año estaremos invirtiendo US$20 millones. Solo la planta de efluentes demandará US$10 millones.

Del lado del talento, ¿cómo están reforzando esta área en pro de sus metas de crecimiento?

Con el cambio de oficinas, lo que estamos promoviendo es el concepto de ‘cool working’, lo que trasciende de una forma de trabajo a la cultura organizacional. Lo que queremos promover son ambientes constructivos e innovadores, donde la gente se sienta con libertad y motivación para aportar y sacar lo mejor de ellos mismos. Queremos promover una cultura que nos permita una codificación rápida de las necesidades del consumidor y poderlos satisfacer con agilidad.

Pero estos nuevos consumidores también buscan que las empresas sean sustentables a todo nivel.

Buscamos conectarnos con sus necesidades. Es por ello que desarrollamos dos campañas: Defensores de la higiene (donde promovemos prácticas de higiene y salud en colegios de Puente Piedra) y Baños cambian vidas. Este proyecto –que lo desarrollamos por segundo año con la ONG Water for people– busca (con la compra de los papeles higiénicos de Suave) ayudar a personas de áreas rurales de los distritos de Cascas y Asunción (La Libertad) a acceder a un baño digno.

El 2016 fue el año de reconectarse, el 2017 de crecimiento. ¿Cómo será el 2018?

Seguir creciendo y de una manera más agresiva y sostenible. Tenemos que encontrar la fórmula para que el crecimiento sea constante sin importar la coyuntura.

¿Falta conectar más con el consumidor?

Nos gustaría conectar mucho más. Pero los progresos que hemos tenido han sido enormes en todas nuestras marcas. Vamos a seguir creciendo y desarrollando propuestas de valor no solo para tres familias, sino para todos los peruanos.

Lea más noticias de Economía en...

TAGS RELACIONADOS