La ejecutiva destacó que, en todos sus trabajos, predomina la pasión por lo que hace. (Foto: Hugo Pérez | GEC)
La ejecutiva destacó que, en todos sus trabajos, predomina la pasión por lo que hace. (Foto: Hugo Pérez | GEC)
Lorely Requejo

Maria Alejandra Almenara cumplió su sueño al fundar una pastelería que hoy lleva su mismo nombre. Su pasión y determinación le permitieron marcar la diferencia en el sector que la ha visto crecer. En el marco de los , Almenara junto a su esposo, Carlos Armando de la Flor –quien además la acompaña en este camino– han sido reconocidos en la categoría Empresa Mediana.

“Estamos muy felices. Es un gran reconocimiento al fuerte trabajo que hacemos todo los días junto a nuestro equipo. Es un orgullo pertenecer a esta familia”, afirmó Almenara en diálogo con El Comercio.

MIRA: Boticas Perú: “Queremos diferenciarnos por el servicio”

La ejecutiva destacó que, en todos sus trabajos, predomina la pasión por lo que hace. Así también lo comentó su esposo al resaltar que detrás del éxito de la empresa se encuentran aspectos como el talento, esfuerzo y perseverancia.

“Me encanta lo que hago. Me levanto feliz. Para mí no hay sábados ni domingos. Siempre estoy pensando en positivo. Creo que ese es el secreto”, contó. “Siempre trato de transformar los problemas en algo positivo. Eso me ayuda a no frenar todo el camino que tengo para seguir creciendo”, añadió.

Precisamente, Almenara se refirió al contexto de pandemia por el COVID-19. Mencionó que, pese a las adversidades, buscaron formas alternas para permanecer cercanos a sus clientes en vista de no afectar sus actividades. Para los próximos años, los planes se enfocan en abrir más tiendas en Lima. Tal fin se hará posible, refirió, con la puesta en marcha de una nueva planta de producción.

“Se debe pensar siempre en grande. Endeavor nos ayudó a ver nuestro negocio de forma diferente. [Aprendimos] a pensar en mucho más para esforzarnos en llegar a nuestros objetivos”, concluyó.

TE PUEDE INTERESAR