María Rosa Villalobos

No son pocos los temas que causan inmediata polarización en el . La discusión sobre la realización de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos () en octubre de este año en Lima no fue la excepción. ¿La controversia? Los baños neutros.

Este concepto, que se ubicaba en uno de los numerales de la resolución legislativa fue cuestionado por el congresista Ernesto Bustamante de Fuerza Popular, quien consideró que introduce la existencia de baños trans, baños neutros y baños comunes en el derecho peruano local.

MIRA | Inflación cerraría este año en 6,4% y entraría al rango meta en el tercer trimestre del 2023, según el BCR

Con esta discusión, el jueves, el Pleno se convirtió en un verdadero reflejo del Perú con todos sus bemoles. Por un lado, muchos en línea con el congresista Bustamante, defendían el binarismo y la defensa de la familia, y otros más bien, custodiaron y educaron firmemente sobre los derechos de las minorías.

Aunque un baño neutro, también conocido como mixto o unisex, es un baño público que está disponible para todas las personas (es decir, cualquiera puede usarlo), el resultado del debate ese día fueron 55 votos en contra de la realización del evento, 44 a favor y 16 abstenciones. Octubre se quedó sin la Asamblea de la OEA.

El canciller César Landa respondió al Congreso con un ‘twitazo’ el viernes en el que exhortó al Legislativo a reconsiderar su decisión. Además, adjuntó una imagen en la que se ilustra la señalética de un baño neutro: la silueta de una mujer, la de un hombre y la de una persona en silla de ruedas. Nada nuevo, ¿no? Alguna vez hemos tenido que verla en un restaurante, clínica, bar, hospital, universidad. De hecho, es bastante probable que en algún momento de nuestras vidas, hayamos usado un baño mixto. Y esto, hasta el momento, no ha hecho que las autoridades locales exijan baños de este tipo en sus jurisdicciones, como advirtió el congresista Bustamante durante su intervención.

El viernes, el tema fue reconsiderado y aprobado con un cambio sugerido por Bustamante: asegurar que esto no genere cambios en la legislación peruana. Esto, a pesar de nunca generó modificaciones regulatorias inicialmente. Más allá de ello, la señalética mostrada por Landa en su ‘tweet’ no ofende a nadie, y los baños unisex no son ni de cerca un concepto nuevo. Además, en un evento como ese, contar con este tipo de baños podría incluso descongestionar la larga cola que siempre encontramos las mujeres. Es decir, un poco más de practicidad, un poco menos de ideología.

María Rosa Villalobos Editora de Economía y Día 1