Lorely Requejo

Macarena Arribas, CEO y fundadora de MAB Perú, centro de coaching académico y emocional, viene desplegando junto con su equipo distintas estrategias y herramientas para fortalecer el trabajo en el ecosistema educativo nacional. Una de ellas, MAB Amable –que trabaja de la mano de Lindcorp– ejecuta distintas iniciativas en busca de democratizar el acceso a este servicio. Y es que, según considera, su “corazón entero le pertenece a la educación”.

—¿En qué consiste MAB Amable?

El proyecto consta de diferentes áreas. Una de ellas es capacitación docente en habilidades para la vida [...]. En segundo lugar, está el buen retorno escolar [mediante el cual] visitamos colegios públicos de Lima [...] para brindar talleres de empoderamiento. Luego tenemos nuestra plataforma virtual que propone el concepto de escuela de hoy. Tenemos también el programa De Tambo a Tambo a través del cual visitamos comunidades altamente vulnerables. En último lugar, está nuestro programa con el Ministerio de Educación.

MIRA | Innovación peruana en Feria Startups 4 Perú

—¿En qué zonas vienen trabajando actualmente?

De forma virtual, estamos en todas [las regiones]. De forma presencial, a través del programa De Tambo a Tambo, estamos en Puno, Ayacucho, Apurímac, Huancavelica, Cusco y Piura. En Lima Metropolitana, estamos en más de 50 instituciones.

—¿Qué impacto han alcanzado hasta la fecha?

A través de los diferentes programas rurales y urbanos, virtuales y presenciales, hemos impactado a más de 100.000 familias.

— ¿Qué deficiencias percibieron en la enseñanza?

La educación es un ecosistema, donde están los padres, estudiantes, directores y los docentes. Ellos son la columna vertebral del sistema. Pueden ser profesores de Matemáticas, pero también hay una labor de ética, de convertir al estudiante en una mejor persona.

—¿Qué aprendizajes podrías rescatar en esta trayectoria?

El sistema educativo tiene que cambiar. Es urgente. [...] La única forma de sacar adelante al Perú es uniendo esfuerzos entre el sector público y privado. No es posible que haya niños que no tengan acceso a una educación integral. Justo ahora estoy en Finlandia, en un curso de modelo educativo finlandés, y lo que decía el guía es que, acá, la educación es no negociable. Nadie se queda detrás.

—¿Qué planes tienen para el futuro?

Lo que sé es que la educación es mi pasión. Mi corazón entero le pertenece a la educación. Me veo en una educación diferente, que revoluciona y llega al Perú para cambiarlo. Me veo en un sistema que forme mejores personas para la vida.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más