Una caída del S&P 500 al mediodía fue tan pronunciada que la sesión se detuvo unos 15 minutos. (Foto: AFP)
Una caída del S&P 500 al mediodía fue tan pronunciada que la sesión se detuvo unos 15 minutos. (Foto: AFP)
Agencia AP

Agencia de noticias

Las acciones en la (NYSE) cerraron este miércoles con fuertes pérdidas mientras se mantienen los temores de una recesión prolongada debido al coronavirus.

El promedio industrial Dow Jones perdió más de 1.300 puntos, 6,3%. Después de semanas complicadas, el indicador ha perdido prácticamente todo lo que ganó desde que Donald Trump asumió la presidencia.

Incluso las cotizaciones de instrumentos considerados seguros, como los bonos del Tesoro estadounidense, se han depreciado. El precio del petróleo se desplomó 24% y por primera vez se cotizaba en US$21 por barril desde 2002.

Una caída del S&P 500 al mediodía fue tan pronunciada que la sesión se detuvo unos 15 minutos. Al reanudar operaciones, el índice había bajado 7,9%. El índice compuesto Nasdaq descendió un 4,70%.

Los mercados europeos y asiáticos también tuvieron una mala jornada, pese a los anuncios de diversos gobiernos con mayores medidas para mitigar el impacto del COVID-19 en la economía global.

La crisis ha llevado a los inversionistas a buscar estabilidad. El mes pasado sacaron US$17.500 millones en fondos mutuos y divisas, a pesar de que las acciones batieron récords a mediados del mes. Los fondos de mercado de dinero, entretanto, recabaron US$25.500 millones, según Morningstar.

Los analistas del parqué señalan la drástica subida del rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años, después de que la Casa Blanca desgranara este martes un paquete de estímulo fiscal de cerca de un billón de dólares, entre aplazamientos del pago de impuestos, asistencia a sectores especialmente afectados como las aerolíneas u hoteles y entrega de efectivo a los ciudadanos.

La incertidumbre impera en el mercado, como expresaron hoy analistas de Wells Fargo en una nota de análisis: “Con los tipos a corto plazo de nuevo en el 0 %, la cuestión que surge naturalmente es si a la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) se le ha acabado la munición”.