Matías Maciel

Luego de jugar con alcanzar nuevamente los S/4 por dólar a mediados de este mes de julio, el se encuentra relativamente estable alrededor de los S/3,90 por dólar en los últimos días. Esto representa una subida de alrededor de 10 centavos versus el cierre de Junio. Esta apreciación del dólar tiene mucho que ver con las expectativas de los agentes económicos (personas y empresas), las cuales comentaremos a continuación.

Alrededor del mundo se está viviendo un proceso inflacionario de relativa fuerza. Economías desarrolladas ven sus índices de inflación anuales cada vez más cerca del doble dígito. Esto es algo de lo que la gran mayoría de los bancos centrales de todo el mundo están intentando revertir con la misma herramienta: subidas de tasas de interés. El mercado actualmente tiene la expectativa que esto continuará lo que resta del 2022 y posiblemente a comienzos del 2023, lo cual afecta negativamente a las proyecciones de actividad económica y consumo.

MIRA | Índices económicos del Perú tras un año del gobierno de Pedro Castillo

Al subir las tasas de interés, se encarece el crédito para las personas y empresas, lo cual restringe su capacidad de financiamiento y capacidad de repago. Si sumamos a esto que los precios de los bienes y servicios se están haciendo más onerosos, los niveles de consumo terminarán, o al menos esa es la expectativa, reduciéndose también. En Rextie damos cuenta que la misma situación se está observando en la actividad privada en Perú. Las empresas se encuentran más cuidadosas de realizar inversiones o comprometerse a proyectos que les sumen una importante cantidad de liquidez, porque saben que eso es lo que comenzará a valorarse mucho más en el mercado. Asimismo, a partir de nuestra presencia con Rextie Factoring en el mercado del financiamiento privado, la subida de tasas y las mayores restricciones en las evaluaciones crediticias también son una realidad que afectan las expectativas de corto plazo.

Por otro lado, como hemos mencionado anteriormente, la expectativa de mayores tasas de interés también genera un efecto que hace más atractivas a las inversiones y/o colocaciones en dólares estadounidenses, porque las mismas rinden o rendirán una mayor rentabilidad. Esto, finalmente, influye de manera directa en la oferta y la demanda de dólares, lo cual termina decidiendo el precio del dólar. Al haber una expectativa de mayores rendimientos en las posiciones en dólares, se incrementa la demanda de dicha moneda en detrimento de las posiciones en soles.

En el Perú, afortunadamente, tenemos una solidez macroeconómica que aún nos permite mostrar una balanza de pagos sustentable a lo largo del tiempo. Esto quiere decir que la economía del país es capaz de generar una cantidad de dólares suficientes como para abastecer un nivel de demanda determinado. Esto es lo que hoy impide que el tipo de cambio del país se encuentre por encima de los valores actuales, y lo que en tiempos de mayor calma internacional, presiona el precio del dólar hacia abajo.

Respecto de la tendencia futura del tipo de cambio en el país, debemos entender que desde el exterior las cosas están haciendo presión hacia arriba, por lo mencionado en párrafos anteriores. No hemos entrado en lo que sucede en el plano local, con el ruido político constante, pero podemos decir que tampoco ayuda para generar mayor estabilidad y reducir los niveles de incertidumbre actuales. Dicho esto, del otro lado, presionando a la baja se encuentra la solidez macroeconómica mencionada. Por lo que para entender hacia dónde podría dirigirse el tipo de cambio, esas son las variables a seguir de cerca y monitorear diariamente. ¡Veremos cómo continúan desarrollándose los acontecimientos!

Matías Maciel Cofounder de Rextie

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más