Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo. (Foto: Reuters)
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo. (Foto: Reuters)
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

El reducirá sus compras mensuales de bonos el año próximo, un paso hacia la finalización de un programa que ya ha gastado más de 2 billones de euros (US$2,4 billones) en un intento de impulsar la inflación de la zona del euro.

Las autoridades acordaron reducir las compras a 30.000 millones de euros por mes a partir de enero y continuar durante nueve meses, hasta fines de septiembre, decisión que coincide con estimaciones de los analistas. Las medidas llevarán las tenencias totales del banco a por lo menos 2,55 billones de euros.

El euro bajó tras el anuncio y se negociaba con una declinación de 0,5 por ciento, a US$1,1758 a las 14:11 hora de Fráncfort y los bonos gubernamentales europeos se dispararon.

La decisión constituye un hito para Mario Draghi, que ingresa a los dos últimos años de su presidencia del BCE luego de una gestión concentrada en flexibilizar la política a los efectos de contener las consecuencias de la crisis de deuda de la región e impedir una deflación. El bloque de 19 países se encamina a su expansión más rápida en una década y el banco central apuesta a que la inflación por fin está a punto de aumentar.

PLANES DE REINVERSIÓN

El Consejo de Gobierno destacó sus planes para la deuda de próximo vencimiento y dijo que lo obtenido se reinvertirá durante un “un período mayor luego del fin de sus compras de activos y, en todo caso, durante el tiempo que sea necesario”. También destacó que sus operaciones de refinanciamiento –los préstamos a bancos- se realizarán a tasa fija y con plena adjudicación durante el tiempo que sea necesario.

Draghi ha dicho en varias ocasiones que “aún no hemos llegado” a la meta de inflación, que fue de solo 1,5% el mes pasado y que el banco central pronostica no regresará a su objetivo de apenas por debajo de 2% como mínimo antes de fines de 2019.

El Consejo Gobernante reiteró que continuará gastando 60.000 millones de euros por mes en deuda hasta fin de diciembre. Los funcionarios mantuvieron la tasa principal de refinanciamiento en cero por ciento, la tasa de depósito en menos 0,4 por ciento y la tasa marginal en 0,25%. Repitió la promesa de que los costos crediticios se mantendrán en los niveles actuales hasta bastante más allá de la finalización de compras de activos.

La atención se vuelve ahora a la conferencia de prensa, donde a Draghi se le harán preguntas sobre los motivos que tuvo para tomar esa decisión.

Podría destacar que la política monetaria seguirá siendo flexible en tanto la tenencia de deuda del banco central se expande a 2,55 billones de euros para septiembre y destacar un impulso adicional producto de la reinversión de lo obtenido tras el vencimiento de los bonos.

Otro factor central a resolver es la disponibilidad de deuda en el marco de las normas actuales de la flexibilización cuantitativa. Algunos funcionarios estiman que el banco central tiene margen para comprar algo más de 200.000 millones de euros en bonos después de diciembre antes de que escaseen.

Lea más noticias de Economía en...

TAGS RELACIONADOS