La empresa brasileña Odebrecht protagonizó un escándalo de corrupción con ramificaciones en una decena de países de América Latina. (Foto: Getty Images)
La empresa brasileña Odebrecht protagonizó un escándalo de corrupción con ramificaciones en una decena de países de América Latina. (Foto: Getty Images)
Redacción EC

Cuatro años después de que empezara la investigación,  la empresa estatal de generación y transmisión de energía de , Furnas firmó un contrato por alrededor de US$175 millones con la Constructora Norberto Odebrecht y Odebrecht Ingenería y Construcción Internacional, ambas parte del grupo .

Así, el grupo brasileño, protagonista del escándalo de corrupción, consiguió su primer contrato estatal luego de cuatro años de haberse iniciado la investigación policial y fiscal.

El contrato fue suscrito el pasado 19 de marzo, y se hizo público ayer en el Diario Oficial de la Unión, medio de comunicación oficial del gobierno de Brasil.

La obra, que fue otorgada a Odebrecht luego de un proceso de licitación, involucra la expansión de la planta Santa Cruz, una termoeléctrica de Furnas –parte de la empresa estatal Electrobras– ubicada en Río de Janeiro.

El contrato durará 58 meses e implica la realización de obras civiles, suministro de materiales, montaje y desmontaje electromagnético, entre otros.

Según la agencia Efe, Odebrecht compitió contra la constructora brasileña EBE, en consorcio con una firma china, y Niplan, conformada por la francesa SNF y la brasileña Promon Ingeniería.

Odebrecht había quedado impedida de contratar con el Estado brasileño provisionalmente. Pero tras la firma de diversos acuerdos de colaboración eficaz con el gobierno brasileño y de Estados Unidos, el grupo ha vuelto a participar en licitaciones públicas en Brasil.

El otro país de la región en el que también puede concursar en licitaciones públicas es República Dominicana, donde alcanzó un acuerdo de lenidad y con un cronograma para el pago de la reparación civil.