Brasil: Dilma Rousseff ganaría reelección en primera vuelta
Brasil: Dilma Rousseff ganaría reelección en primera vuelta
Redacción EC

El Mundial Brasil 2014 que se jugará a mediados de junio generaría un avance de la inflación en la economía brasileña, según informó la agencia Reuters.

La llegada de casi 600 mil visitantes extranjeros para el torneo que durará un mes, ocasionará incrementos importantes en los precios de los pasajes aéreos, menús en restaurantes y tarifas hoteleras. Son tres áreas que representan una décima parte del peso total del indicador de precios al consumidor IPCA y que preocuparían a la economía de Brasil que tiene una inflación de 6,19%. 

Mientras que el gobierno brasileño espera que el torneo le sume medio punto porcentual al crecimiento económico de su país, y que genere miles de empleos, sin embargo, la inflación y un crecimiento persistentemente débil han minado la popularidad de su presidenta Dilma Rousseff, quien se prevé compita por la reelección en octubre de este año.

Según Reginaldo Nogueira, profesor de economía de la Escuela de Negocios Ibmec, en Belo Horizonte, las subidas de precios por el Mundial podrían terminar llevando fuera de alcance al objetivo de la inflación del 2014, un rango entre un 2,5% y un 6,0%.

Por su parte, Juan Jensen, economista jefe de la consultora Tendencias, en Sao Paulo, dijo que el torneo podría sumar 0,35% a la inflación sólo en junio.

Sin embargo, la mayoría de los economistas concuerda en que cualquier alza cederá al término del Mundial, en julio.

Mientras tanto, algunos funcionarios siguen preocupados en que se pueda asustar a los consumidores y contaminar las expectativas, lo que daría nuevos impulsos a las alzas de precios.

En cuanto al Gobierno, se ha tratado de frenar las subidas en la electricidad y en los precios de la gasolina, pero no es mucho lo que puede hacerse para controlar los precios durante el evento, dijeron a Reuters dos altos funcionarios del Gobierno.

A pesar de que según, Luiz Roberto Cunha, profesor de Economía y asesor del Gobierno en datos de inflación, todos los países que han sido anfitriones tienden a ver alzas en los precios cuando organizan los mundiales, en Brasil, los efectos podrían sentirse más.

Esto dado que la inflación en Brasil ya es alta, alimentada por factores que se generaron domésticamente, como contratos que estipulan alzas anuales en los arriendos y en otros precios, además de un alto gasto del Gobierno, e incluso una sequía que ha provocado un salto en los precios de los alimentos.

Adicionalmente, las amenazas de ir a huelga por parte de los trabajadores de metro, de los aeropuertos, y de los hoteles durante el Mundial también podrían elevar los sueldos y avivar más las alzas de los precios.