Telsa lleva más de 10 años intentando tomar la energía de paneles solares para vehículos eléctricos. Fotógrafo: Tim Rue/Bloomberg via Getty Images
Telsa lleva más de 10 años intentando tomar la energía de paneles solares para vehículos eléctricos. Fotógrafo: Tim Rue/Bloomberg via Getty Images
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

La superposición entre los consumidores que compran vehículos eléctricos y aquellos que desean paneles solares en sus techos puede no ser tan amplia después de todo.

Si bien la sabiduría convencional ha sostenido durante mucho tiempo que los conductores de vehículos eléctricos prefieren cargar sus automóviles con energía limpia, las encuestas que alimentaron esa creencia se dirigieron a los primeros usuarios de las tecnologías, quienes no necesariamente representan la expansión demográfica de los compradores actuales, según un informe de BloombergNEF publicado el martes.

“Aún no hay evidencia clara de que los conductores de vehículos eléctricos estén comprando energía solar”, dijo el autor del informe, Hugh Bromley, en una entrevista. “Es un acoplamiento tan intuitivo de tecnologías, solar y vehículos eléctricos, que creo que esto sorprenderá a cualquiera, y ciertamente a visionarios como Elon Musk, que llevan más de 10 años intentando unir los sectores”.

Musk promocionó la superposición entre paneles solares y vehículos eléctricos cuando Tesla Inc. compró el instalador de techos SolarCity Corp., en 2016, por US$2.600 millones. El negocio solar, sin embargo, ha tenido dificultades desde entonces.

Tesla no estaba solo en la búsqueda de simbiosis entre paneles y vehículos eléctricos. En 2011, Ford Motor Co. comenzó a colaborar con SunPower Corp. para ofrecer un sistema de techo con descuento a los conductores de vehículos eléctricos. BMW AG trabaja con Solarwatt GmbH, y Nissan tiene un programa solar residencial, según BNEF.