La propagación del nuevo coronavirus ha llevado a que los países cierren fronteras, por lo que, la actividad aérea se han visto afectada. (Foto: El Comercio)
La propagación del nuevo coronavirus ha llevado a que los países cierren fronteras, por lo que, la actividad aérea se han visto afectada. (Foto: El Comercio)
Redacción EC

Tras el brote de a nivel mundial, el sector aéreo se ha visto afectado por las restricciones de vuelos, así como por el cierre de fronteras; lo que ha ocasionado que las proyecciones de las aerolíneas disminuyan. En ese sentido, y han anunciado el recorte de sueldos a sus altos ejecutivos.

La aerolínea Delta Air, mediante un comunicado, informó que vienen tomando medidas de “autoayuda” como la preservación del efectivo, ya que han señalado que esperan que los ingresos para el mes de marzo disminuyan en casi US$2.000 millones.

Dichas medidas han incluido el recorte salarial del 50% a su primera línea ejecutiva hasta el 30 de junio, mientras que otros gerentes tendrán un recorte del 25%, en el mismo periodo.

“Estamos difiriendo casi todo nuestro gasto de capital, incluidas todas las entregas de aviones nuevos, hasta que tengamos una mejor claridad sobre la duración y la gravedad de la situación”, señaló el documento enviado por Ed Bastian, CEO de Delta Air.

Mientras que Sky también anunció la disminución temporal de un porcentaje de las remuneraciones de su equipo de ejecutivos, compuesto por subgerentes, gerentes, y directores internos y externos.

Ello, con el objetivo de resguardar y apoyar las otras plazas de trabajo, en medio de “crítica situación que atraviesa la industria aeronáutica", según indicaron.

Cálculos de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) estiman que las compañías aéreas necesitan una ayuda de emergencia de al menos US$200.000 millones, ante la crisis del sector por la pandemia del COVID-19.