Cuatro pasos para avanzar hacia los pagos digitales [Opinión]
Cuatro pasos para avanzar hacia los pagos digitales [Opinión]

La lucha contra la informalidad podría reducirse si se incentivara el uso de los pagos electrónicos, pues esta modalidad obliga al comercio a formalizarse, establecer una razón social y mantener un control estricto de sus finanzas, afirmaron en .

"Los pagos electrónicos reducen el robo, la inseguridad ciudadana y otros tipos de fraude. Son más convenientes y efectivos tanto para el comercio como para el consumidor", indicaron en MasterCard.

Uno de los sectores más beneficiado con los pagos electrónicos sería el turismo, pues para los turistas, la experiencia de viaje va de la mano con la facilidad, seguridad y conveniencia que generan los medios de pago. Adicionalmente, está demostrado que los consumos en restaurantes, tiendas y experiencias de turismo, son mayores cuando la decisión de compra del turista no está limitada por lo que llevan en el bolsillo. 

CASOS DE ÉXITO
En realidad existen muchísimos ejemplos de países que han implementado incentivos para disminuir el uso de efectivo, especialmente desde la política tributaria. Entre los países que están siendo muy activos en pagos electrónicos se encuentra Dinamarca, Suecia, Corea del Sur, Italia, Uruguay, India, Colombia, por mencionar solo algunos.

El menú de posibles incentivos es supremamente amplio, precisan en MasterCard. Desde el establecimiento de indicadores específicos para la reducción del uso de efectivo a la devolución de puntos del IGV o modelos para que pequeños contribuyentes paguen todos sus impuestos a seguridad social como un pequeño descuento de cada transacción realizada.

También existe la deducibilidad de un porcentaje de pagos hechos con medios electrónicos, la autorización a ciertos comercios para no aceptar pagos en efectivo, el incentivo a el uso de tarjetas en aplicaciones de taxis, las restricciones a la deducibilidad de gastos pagados en efectivo, la prohibición de pagos en efectivo a partir de cierto montos relativamente altos, los impuestos u otros desincentivos para el uso de ATM y la reducción de aranceles a equipos POS.