Estado espera se inviertan US$1.680 mlls. en 4G, ¿será posible?
Estado espera se inviertan US$1.680 mlls. en 4G, ¿será posible?
Marcela Mendoza Riofrío

Salvo que suceda algo muy extraordinario, antes de terminar el presente trimestre y vivir el cambio de gobierno se cerrará el proceso de licitación de la banda de 700 MHz, ideal para la expansión del servicio 4G LTE al interior del país. Ya se publicó el formato de contrato final, se definieron gastos y modificaron las bases que se tenían que cambiar, restando solo fijar la fecha para la apertura de los sobres 2 y 3, que es cuando los postores interesados elaboran sus propuestas económicas y se elige a los ganadores.

Proinversión ha establecido que con este proyecto se espera inversiones ascendentes a los US$1.680 millones, cifra superior a lo registrado en la anterior licitación de bandas para 4G LTE. Como se recordará, entre Movistar y Entel, los ganadores de la subasta realizada en el 2013, pagaron poco más de US$250 millones por la banda y asumieron un compromiso de inversión de US$800 millones para los próximos cuatro años.

En esta oportunidad habrán tres ganadores, pues se licitará la banda en tres bloques, pero cada uno de ellos deberá pagar más por la banda, pues el precio base es superior (US$284,7 millones cada uno, US$854,1 millones entre los tres), además tendrán que asumir los costos del proceso de licitación en si (Proinversión espera que le devuelvan US$ 526,9 mil entre los tres), ofrecer montos de inversión en infraestructura para los siguientes años (según criterio particular de cada operador) y asumir el costo de limpieza de la banda de sus anteriores inquilinos (US$10 millones).

¿Logrará Proinversión recaudar lo previsto en este proceso de licitación? Los analistas tienen sus reparos. La banda a licitarse es importante porque permite ampliar la llegada de la señal 4G LTE a menores costos de inversión por antena que la banda licitada en el 2013, sobre todo teniendo en cuenta que existe una gran masa de usuarios potenciales del servicio al interior del país. Sin embargo, el MTC ha puesto la valla alta y temen que no se alcancen los precios propuestos.

José Otero, director para Latinoamérica de 5G Américas, señaló que el precio base fijado por las autoridades peruanas está por encima de los precios finales pagados en otros mercados como Argentina y Brasil, quienes además presentaban condiciones de mercado más atractivas (mayor volumen de usuarios de alto consumo).

Carlos Huamán, director de DN Consultores, coincide con Otero en considerar que el precio de la base está sobrevalorado y que se pudo crear otros mecanismos para incentivar la participación en el proceso de licitación. "De repente (aunque no es tan probable), en algún caso se podrían llegar a un precio de adjudicación similar al precio base planteado por Proinversion, pero en cualquier caso que ello ocurra por mercado es mucho más eficiente a que ocurra por imposición", advirtió.

¿QUIÉN DA MÁS?

El elemento de competencia existe, no solo porque tenemos cuatro operadores móviles operando en el mercado que desean tener más bandas para expandir sus servicios al interior del país, sino porque son solo tres bandas a licitarse y quien pague menos se quedará fuera.

En el proceso anterior también habían tres operadores peleando por dos bandas, y el que no ganó - Claro - tuvo que enfrentar tiempos duros que difícilmente desee volver a padecer. Hoy, la falta de espectro para 4G LTE que tiene Claro lo convierte en el principal interesado en ganar una banda y el más dispuesto a pagar un precio alto, pero los otros tres operadores podrían funcionar sin ganar esta licitación con menos desventaja de la que padeció Claro en su momento.

"Yo dudo que alcancen ese monto: es elevado y las necesidades de las operadoras por el espectro son diferentes. Claramente Bitel, Entel y Telefónica no están tan presionados por adquirir algún bloque, no siendo el mismo caso que Claro que para ellos sí es imprescindible. De otro lado la situación económica es compleja para los otros operadores, ya que sus presupuestos de inversión son ajustados y en buena parte ya están definidos, como en antenas [déficit ya identificado]", advierte Alejandro Jiménez Morales, ex gerente general de Osiptel.

¿Qué dicen los interesados? En su presentación a la junta de accionistas de esta semana Entel ha sido claro y directo: por supuesto que desean participar y ganar el proceso, pero consideran que los precios son muy altos y no estaban así previstos. Trascendió que los otros operadores coinciden en este clamor, pues han tenido un primer trimestre complicado en términos de ingresos (incluso caídas) como para gastar mucho y tampoco estarían tan urgidos de ir mucho más arriba del precio mínimo fijado.

Difícil es predecir lo que sucederá, pero no es evidente que lleguen a conseguir el máximo de recaudación previsto en un primer momento y, en todo caso, los actores están intentando hasta el último momento con presionar para abajo, no para arriba.