El impacto del COVID-19 en las ventas de Menorca Inversiones ha despertado las expectativas de la inmobiliaria que espera lanzar nuevos proyectos para recuperar la colocación de unidades que tenían antes del estallido de la pandemia. Lima y provincias seguirán siendo su foco para futuros proyectos.
El impacto del COVID-19 en las ventas de Menorca Inversiones ha despertado las expectativas de la inmobiliaria que espera lanzar nuevos proyectos para recuperar la colocación de unidades que tenían antes del estallido de la pandemia. Lima y provincias seguirán siendo su foco para futuros proyectos.
Elida Vega

Con la mira puesta en la recuperación de las ventas, que cayeron como consecuencia de la cuarentena decretada por el Gobierno para detener la expansión del , Menorca Inversiones alista el lanzamiento de nuevos proyectos inmobiliarios, tanto de lotes como de casas construidas.

Fernando Uehara, vicepresidente ejecutivo de la inmobiliaria, adelanta que este año concretarían la puesta en marcha de dos proyectos, uno en Pisco y otro en Pachacamac; mientras que para el 2021 será cuatro propuestas enfocadas en viviendas sociales en Chiclayo, Piura, Arequipa y el sur de Lima.

“Seremos cautos y por eso estamos analizando cómo serán los lanzamientos. Si las oportunidades y las ventas mejoran en estos meses vamos a lanzarlos. Es una crisis que evaluamos semana a semana porque ha sido bien difícil, pero seguimos teniendo la esperanza de que se pueda ir mejorando gradualmente, sobre todo en el segmento en el que estamos porque es un segmento bien pujante y emprendedor, que se cura rápidamente. Es la sensación que tenemos”, afirma.

MIRA: ¿Cómo avanza la reactivación de los proyectos inmobiliarios?

EFECTO CUARENTENA

Con relación al impacto que ha tenido la cuarentena decretada por el Gobierno, que hoy cumple 100 días, en los números de la inmobiliaria, el ejecutivo refiere que sus ventas disminuyeron entre 30% y 35%, lo que representa la colocación de entre 60 y 65 unidades menos que en los meses previos al estallido de la pandemia.

“Los meses de enero y febrero fueron muy buenos, vendimos casi 300 unidades cuando normalmente colocamos entre 230 y 240 unidades por mes pero ahora, en tiempos de pandemia, estamos vendiendo entre 150 y 170 unidades”, añade.

MIRA: Sector inmobiliario: los retos que enfrenta una de las actividades más golpeadas por la cuarentena

Aun así, en Menorca confían en la recuperación tras el levantamiento de la cuarentena para así culminar el 2020 con buenos resultados. Actualmente, la firma cuenta con un stock de alrededor de 17.000 unidades, 16.500 son lotes y el resto son casas.

“Estamos trabajando para que el impacto sea menor, y cuando [todo] se empiece a normalizar, con el cambio de vida del cliente, creemos que se podría llegar a un 80% de la meta que era vender casi 2.700 unidades este año, cuando pensábamos era registrar casi S/170 millones en 16 proyectos en paralelo”, señala.

Sobre el reinicio de obras de los proyectos que forman parte de su portafolio, Uehara indica que tras retomar las actividades en cuatro de ellos (Pachacamac, Mala, Piura y Chiclayo), planean que suceda lo mismo con entre dos o tres proyectos cada 15 días.

Tal como han hecho con su proyecto San Antonio de Mala, la inmobiliaria seguirá apostando por proyectos de vivienda social debido a que les han dado buenos resultados.
Tal como han hecho con su proyecto San Antonio de Mala, la inmobiliaria seguirá apostando por proyectos de vivienda social debido a que les han dado buenos resultados.

“La idea es que tras la aprobación de los lineamientos [de seguridad], sigamos avanzando a ese ritmo para poder terminar este año las etapas que teníamos que entregar”, remarca tras aclarar que su protocolo de seguridad para el reinicio de obras incluye una estrecha coordinación con sus proveedores, a quienes les están exigiendo certificaciones pensadas en evitar la propagación del coronavirus.

En ese sentido, reconoce que todas las medidas que están tomando (equipos de protección personal, protocolos, transporte, etc.) representan un costo adicional para su empresa. Así, en todo el trabajo previo y de adaptación han invertido cerca de US$200.000, aunque por proyecto requerirán una inversión adicional de entre 4% y 7%.

“Si en promedio, en cada proyecto que lanzamos invertimos entre US$1,5 y US$2 millones, la inversión adicional por proyecto para cumplir con los protocolos vamos a necesitar entre US$40.000 y US$70.000, más o menos US$50.000 por proyecto”, indica.