Nutrishake Andino y su apuesta por erradicar la desnutrición
Nutrishake Andino y su apuesta por erradicar la desnutrición

Carlos Noceda tiene 23 años, estudia Ingeniería de Gestión Empresarial en la UPC y desde hace tres años es uno de los impulsores de la empresa social Nutrishake Andino, que busca promover la alimentación saludable para eliminar la .

“Emprender es generar tu propio legado”, afirma, y continúa, “por eso lo que veo en Nutrishake es que queremos marcar la historia de Perú, queremos que la desnutrición y la anemia desaparezcan. 150 mil niños mueren al año, dos veces el estado nacional, son cifras bastante fuertes para nosotros”.

Desnutrición, una palabra que Noceda pronuncia sin vacilación. Con la entonación de alguien que ha presenciado aquello que en ocasiones suena distante: desmayos por caminatas extensas, niños que reposan en el suelo para luego levantarse y proseguir su marcha.

Uno de los primeros viajes que emprendió Noceda lo hizo junto al CEO de la compañía, Daniel Nuñez, y su socio Gian Carlo Zegarra. “A finales del 2015 fuimos a a la comunidad de La Torre, Cajamarca. Vimos una realidad bastante dura, cómo se desmayaban cuando caminaban 1 hora y media, podían estar en el suelo por media hora”, recuerda, mientras su mente evoca a Mariluz, una niña de 12 años que marcó sus vidas por completo. 

“Su mamá había lavado los alimentos con agua que no era potable. Lo que pasa es que ellos tienen que caminar muchas  horas por un poco de agua. A ella le dio cólicos, al no haber asistencia médica cercana estos cólicos derivaron en una infección y en una semana y media falleció. Después de eso su papá comenzó a tomar, a causa de eso le dio un infarto. Ella y su tres hermanos se quedaron huérfanos. Eso nos choca porque sabemos que es un caso de miles”, comenta.

(Foto referencial: Archivo El Comercio)

EL ORIGEN
Nutrishake Andino nació para industrializar a los pequeños vendedores de siete semillas. Los emprendedores no duraron en postular a innumerables concursos, hasta que en mayo del 2015 recibieron financiamiento del programa estatal Start-Up Perú. Empezaron con pequeñas ventas en ferias ecológicas. 

“Después mejoramos el producto y lo desarrollamos con laboratorios nutricionistas, para que tenga un mejor valor nutricional, libre de gluten, apto para personas diabéticas”, explica. 

En siete meses se dieron cuenta que era necesario tener una relación más cercana con las comunidades andinas, “queríamos que nos vendan sus cereales a precio justo”, dice, tras afirmar que las comunidades aumentaron sus ingresos en un 50%. 

“Empezamos a buscar más capital para seguir avanzando. Buscábamos concursos internacionales”, expresa. Y en efecto, participaron y ganaron muchos concursos, como el Global Student Entrepreneur Awards, lo que los ayudó a obtener inversión privada, nada menos que de Gary Urteaga, el fundador de Cinepapaya.

“Le pareció que el proyecto tiene un potencial enorme, decidió apostar por nosotros, agregarle la tecnología a lo que hacemos  para poder hacer productos con un valor agregado”, sostiene Noceda.

Recientemente han cerrado una alianza con la ONG Acción contra el hambre, su objetivo es impactar la vida de 5 mil niños, y el programa estatal de alimentación escolar Qali Warma.  

En dos meses sus productos ingresarán a los supermercados Plaza vea y Vivanda, y grifos Primax. La presentación de 250 gramos se venderá en supermercados a S/18, mientras que la barra de cereales estará a S/5,50 en grifos.

Para este año prevén desarrollar dos productos más: galletas nutritivas a base de quinua y una bebida energética a base de cereales andinos.  Pero eso no es todo,  anuncian que empezarán a exportar sus productos a países como  Alemania, Francia, Estados Unidos. "Queremos llegar no solo al Perú, sino a otras partes del mundo", finaliza.