Ricardo Bribiesca (PPG Industries) y Marcelo Cavassa (Pinturas Aurora). (Foto: Juan Ponce / El Comercio)
Ricardo Bribiesca (PPG Industries) y Marcelo Cavassa (Pinturas Aurora). (Foto: Juan Ponce / El Comercio)
Claudia Inga Martínez

El mercado de pinturas industriales ha sido golpeado ante la reducción de los grandes proyectos en el país. Ante ello, la competencia se ha intensificado. “Hoy, definitivamente, existe una competencia por precios”, comenta Marcelo Cavassa, gerente general de Pinturas Aurora, firma que representa a la gigante PPG Industries en el Perú.

Una suerte de guerra de precios que –según el ejecutivo– se traduce en una reducción de entre 20% y 30% de los mismos en este segmento, que mueve anualmente unos US$50 millones.

La situación no es exclusiva del Perú, sino que se vive, por diferentes causas, en toda la región. “El 2016 fue un año difícil y este año tuvo un arranque inesperado por la situación geopolítica. Pero confiamos en que el 2018 sea mejor”, anota Ricardo Bribiesca, presidente y CEO para la región andina de PPG, cuyas pinturas han recubierto el puente Golden Gate de San Francisco y algunas plataformas de la NASA.

PINTANDO UNA ESTRATEGIA
PPG –que participa aquí con las marcas Sigma y Amercoat– arma su estrategia de la mano de Pinturas Aurora para no dejar de crecer. “Cuando no hay nuevas inversiones, las empresas trabajamos mucho en mantenimiento”, señala Cavassa, y Bribiesca asiente. En esa línea, las empresas buscan formar parte de los planes de mantenimiento de las petroleras y mineras. También estarán enfocados en capturar oportunidades en la modernización de la refinería de Talara y en los futuros proyectos de la reconstrucción.

Bribiesca recalca que, en esta situación, también se potenciará una de las fortaleza de PPG: asesoría y acompañamiento. Es decir, la atención de proyectos en campo y con énfasis en la orientación al cliente.

La marca premium Amercoat será la punta de lanza de esa estrategia. Bribiesca afirma que, gracias a su tecnología, tiene las mejores propiedades para proyectos muy demandantes y con ambientes agresivos, como instalaciones petroleras, oleoductos, buques y otros proyectos con ambientes agresivos, donde lo ideal es una durabilidad de más de 20 años.

“Además, trabajamos en educación para que los potenciales clientes puedan internalizar el valor de estos productos, en un entorno donde el público se ve tentado por el precio”, explican.

Pinturas Aurora y PPG han renovado su alianza de producción y comercialización en el Perú por tres años más. Para ello, la peruana ha invertido US$6 millones en su nueva planta de Lurín. Su principal ventaja es la posibilidad de aumentar su capacidad productiva.

Bribiesca anota que en el Perú PPG tiene el 30% de ‘share’ en el mercado de revestimiento de envases y el 35% de participación en el de marina industrial.