El administrador general de Alianza Lima, Renzo Ratto, destacó que el futuro del club no se encuentra hipotecado a diferencia de años anteriores, cuando se tenía un registro alto de facturas adelantadas con el fin de recibir liquidez. (Foto: El Comercio)
El administrador general de Alianza Lima, Renzo Ratto, destacó que el futuro del club no se encuentra hipotecado a diferencia de años anteriores, cuando se tenía un registro alto de facturas adelantadas con el fin de recibir liquidez. (Foto: El Comercio)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

La semana pasada, el grupo de inversión privado conformado por un grupo de asociados de , denominado Fondo Blanquiazul, asumió la presidencia de la Junta de Acreedores del club.

Tras ello, el administrador general del equipo de La Victoria, Renzo Ratto, presentó un informe de la situación actual de la institución.

En entrevista con El Comercio, tras el primer contacto entre la actual administración y la Junta de Acreedores a la cabeza del Fondo Blanquiazul, Ratto destacó que el futuro [financiero] de Alianza Lima “no está hipotecado” porque, a diferencia de años anteriores, ya no se están adelantando facturas con el fin de recibir liquidez.

¿En qué situación se encuentra Alianza Lima en términos financieros?

Es bueno precisar que la institución ha cumplido con todas sus obligaciones. La plantilla de jugadores y trabajadores se mantiene al día. Durante el 2017 y 2018 se generaron ingresos superiores en S/18 millones respecto a lo registrado en el 2016. También se ha logrado tener un Ebitda [utilidad antes de impuestos, intereses y depreciación] récord en el 2018 de 24% más que en el 2016 [año en el que ingresó esta administración]. Asimismo, en los últimos dos años se cancelaron pasivos por más de S/8 millones y se alcanzó una ganancia neta acumulada superior a los S/12 millones. Actualmente, tampoco tenemos facturas cedidas y, para el cierre de este año, evidentemente, queremos hacerlo mejor.

Respecto al pago de la deuda concursal, ¿cuál es el panorama actual?

Para cada año se programan cuatro cuotas. A la fecha se han pagado tres. Nos falta solo una y no tendremos ningún inconveniente para cumplirla.

Los montos a pagar de la deuda concursal aumentan gradualmente cada año, ¿cómo afrontarán dichos gastos?

En efecto, las cuotas van en ascenso. Pero también es bueno mencionar que, como cualquier institución, apuntamos a mejorar los ingresos y reducir los gastos. Es un reto seguir creciendo. Respecto al total de pasivos, en el 2017 y 2018 no solo hemos cancelado pagos de deuda concursal, sino también otros pasivos. Esto con el fin de que la institución esté cada vez menos expuesta para afrontar el proceso concursal. [El plan de pagos] no es fijado por nosotros, sino por la Junta de Acreedores. Nosotros estamos a cargo de ejecutar el plan y cumplirlo de la mejor manera.

¿Qué novedades se dieron tras la primera junta con el Fondo Blanquiazul como acreedor mayoritario?

Lo que nosotros hicimos es reportar a la Junta de Acreedores —quienes ven en conjunto lo mejor para el club— cómo están los estados financieros, los proyectos de marketing, las divisiones de menores, y el tema deportivo. Esto con el fin de seguir desarrollando la institución. La información es pública. En la página del Indecopi puede observarse.

Renzo Ratto sostiene que las finanzas del club depende en gran magnitud del desempeño del equipo: mientras mejor jueguen, mayor taquilla y auspicios. (Foto: GEC)
Renzo Ratto sostiene que las finanzas del club depende en gran magnitud del desempeño del equipo: mientras mejor jueguen, mayor taquilla y auspicios. (Foto: GEC)

¿La nueva presidencia de la Junta de Acreedores [Fondo Blanquiazul] le ha ratificado la confianza para que permanezca esta administración?

La junta tiene todas las facultades de poder cambiar a la administración y está en su derecho. Hasta el momento no han indicado nada al respecto y nosotros seguimos trabajando.

¿Considera que este plan de reestructuración, cuya deuda concursal sería cancelada en el 2028, debe seguir en funcionamiento independientemente de la administración a cargo?

Claro. La principal función de un proceso concursal es que se cumpla con los pagos a los acreedores. Evidentemente, los logros deportivos facilitan el pago de las cuotas. Pero se tiene que tener presente la necesidad de una estructura de costos manejados para que no se generen gastos adicionales en la institución. Es importante mencionar que los ingresos del club [además de las inyecciones de los torneos internacionales] también vienen de la taquilla, de nuevos auspiciadores, premios e ingresos por marketing producto de las activaciones.

Respecto a los pasivos, estos cada vez están bajando. Y no solo los del tema concursal, sino también otros como las facturas adelantadas. [Hoy] tenemos cero facturas, lo que significa menos costos financieros. No estamos hipotecando el futuro del club porque estamos al día. Si en un momento tenemos alguna ocurrencia, podemos ceder alguna factura. Sin embargo, años atrás, se cedían muchas y ahora, con un manejo responsable, logramos que disminuyan los costos financieros.

Entre los ingresos del club mencionó aquellos generados por el marketing, ¿cómo estiman potenciar este rubro?

El tema de los patrocinadores es importante. Estamos satisfechos con el desarrollo de este rubro porque se ha logrado tener seis auspiciadores en el uniforme este año. También hemos lanzado alrededor de nueve productos de merchandising, una [renovada] página web, entre otros. Esto se ha traducido en un aumento en la cantidad de espectadores en el estadio. En el 2016, registramos 186 mil espectadores; en el 2017, 256 mil; y en el 2018, 269.700. En el torneo Apertura sumamos más de 120.000 asistentes. También logramos ventas en publicidades por montos mayores de los que se tenían [cuando ingresamos como administración]. Para los próximos años, tenemos más de S/15 millones en acuerdos comerciales, además de los ingresos televisivos.

¿Los ingresos por marketing serían la principal inyección económica del club en los próximos años?

Todos los ingresos son importantes, no solo los de marketing. Tras la activación de muchos productos vienen los auspiciadores, es un círculo virtuoso. Mientras mejor juegue el equipo, los auspiciadores van a estar más entusiasmados en apoyar, así como también aumentará la cantidad de espectadores en los estadios y la taquilla.

Con seguridad, ¿hasta qué año Alianza va a cumplir con sus pagos?

Nosotros tenemos que cumplir el pago porque es un proceso que se debe hacer. La función principal de este proceso es pagarle a los acreedores. Evidentemente, también es un círculo virtuoso. Se tiene que hacer todo un esfuerzo para cumplir con los pagos que son la prioridad en el proceso concursal.

¿El club Alianza Lima podría convertirse en una sociedad anónima?

No puedo pronunciarme. Quienes manejan los destinos de la institución son los acreedores. Yo soy un jugador más, al igual que los demás trabajadores que hay en la institución.