(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)
Marcela Mendoza Riofrío

Periodista

marcela.mendoza@comercio.com.pe

​Para los jugadores de el presente semestre no ha sido positivo. Todos reportan complicaciones para lograr rentabilizar las inversiones dada el intenso nivel de competencia.

Se ofrece los servicios a precios tres veces más bajos que dos años atrás, según las mediciones de , y se tienen tarifas que se ubican entre las más bajas del mundo, pero los deja entre los que menos márgenes de ganancia tienen en el mundo, casi al nivel de la India, según informó Asiet.

► 
► ► 

En particular Telefónica ha tenido dificultades que escapan a la intensidad competitiva en sí misma y se originan por sentencias de contiendas contra la Sunat desfavorables y sanciones de impedimento de contratación con el Estado por seis meses. Esto genera una recarga de cientos de millones de soles en pasivos que dificultarán el logro de objetivos positivos en términos financieros este año.

En el caso de Entel y Claro no han recibido este tipo de sanciones, pero como parte del proceso de reordenamiento del espectro radioeléctrico que inició el MTC el año pasado, han debido ceder parte del espectro que ya poseían para que sea licitado ( 90 MHz) y además comprometerse a inversiones de unos US$ 27 mlls (en promedio cada uno) para los próximos cinco años.

En términos de metas de cara al 2021, la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) ha establecido que se debe liberar 1720 MHz para el 2020 para poder soportar las exigencias de espectro que requiere 5G. El Perú, al igual que la región, no estaba a inicios de año aún ni al 30% de la meta.

En esta gráfica elaborada por Osiptel se puede observar cual es el nivel de repartición de espectro por operador que se tenía en Lima hasta el año pasado.
En esta gráfica elaborada por Osiptel se puede observar cual es el nivel de repartición de espectro por operador que se tenía en Lima hasta el año pasado.

El reordenamiento de algunas bandas está orientado a este objetivo - liberar espectro - pero se ha establecido un tope por grupo económico - no más de 250 MHz - que según Maryleana Méndez, secretaria de Asiet, se contradice con la tendencia a permitirles tener más espectro.

Los operadores, asegura, necesitarán GHz (miles de MHz) y lo que urge es darles más espectro, no limitarlos. En ese sentido, si no hay un cambio de políticas es posible que no se llegue a la meta prevista.  

En esta gráfica se puede observar lo bajo que está el nivel de ganancias menos impuestos de los operadores locales.
En esta gráfica se puede observar lo bajo que está el nivel de ganancias menos impuestos de los operadores locales.

Para lograr las metas, coinciden los analistas de GSMA y de Asiet, hace falta facilitar la labor de los privados y tener un marco regulatorio flexible que incentive el despliegue de infraestructura, más en las condiciones de dificultad financiera que viven los operadores, quienes deberán desplegar al menos 15 mil antenas en los próximos dos años.

El reto es invertir US$35 mil millones en antenas y redes hasta el 2025 para poder nivelarse con otros países que pertenecen a la Ocde y dejar de mantener una brecha digital. Sin un marco legal impulsor de la inversión, señalaron ambas instituciones, será imposible cumplir con la meta del bicentenario y todo quedará en bonitos ideales.