"Basta ingresar al programa “Aprendo en Casa” para advertir que los niños y niñas, en particular los más pequeños, difícilmente podrán lograr un adecuado aprendizaje sin una buena orientación de un adulto", indica Barclay. (Foto: Minedu)
"Basta ingresar al programa “Aprendo en Casa” para advertir que los niños y niñas, en particular los más pequeños, difícilmente podrán lograr un adecuado aprendizaje sin una buena orientación de un adulto", indica Barclay. (Foto: Minedu)
Michelle  Barclay

Socia del estudio CMS Grau

Para muchos estudiantes en la región este será un año perdido. Según un artículo publicado en la última edición de la revista The Economist, la pandemia está interrumpiendo tres décadas de progreso en la . La mayoría de países latinoamericanos mantiene las escuelas cerradas, salvo por Uruguay y Nicaragua. Por lo cual, más del 95% de estudiantes de la región permanecen en sus casas.

Esta situación se presenta en un contexto en el cual los países latinoamericanos ya llevaban (antes de la pandemia) tres años de desventaja en el aprendizaje en comparación con sus pares en países más desarrollados. Según el Banco Mundial, la mitad de los niños de 10 años no pueden leer ni entender un texto corto. Asimismo, el estudio indica que sin fundamentos sólidos en lecto-escritura los menores y jóvenes carecerán de las habilidades y el capital humano para impulsar sus carreras y economías.

En nuestro país, como lo ha informado este Diario hace unos días, las tablets para estudiantes llegarán recién en octubre y, aproximadamente, un 45% de los escolares dejó de participar diaria y activamente en clases remotas, según datos del Colegio de Profesores del Perú.

MIRA: Educación virtual en posgrado: ¿Es de la misma calidad que los programas presenciales?

Si bien el Estado implementó a finales de marzo, mediante Resolución Ministerial No. 160-2020-Minedu, el programa “Aprendo en Casa” para la prestación a distancia del servicio de educación básica en instituciones públicas, la realidad es que muchos estudiantes no tienen acceso a computadoras, tablets, celulares ni tampoco conexión de internet en casa.

En relación con ello, la semana pasada en el CADE Educación 2020, el ministro de Educación señaló que está desarrollando una estrategia denominada “Todos y Todas Conectados” para que en marzo del 2021, 18.000 instituciones educativas tengan conectividad a través de servidores web y antenas para transmitir los contenidos de “Aprendo en Casa”. Asimismo, el verano no será una extensión del año escolar sino una recuperación en el aprendizaje.

Es cierto que la conectividad es indispensable en estos tiempos digitales, sin embargo, el año escolar está por terminar y los alumnos que no pudieron seguir el programa Aprendo en Casa en el 2020 difícilmente podrán recuperar lo no aprendido durante el verano del 2021.

Más aún, basta ingresar al programa “Aprendo en Casa” para advertir que los niños y niñas, en particular los más pequeños, difícilmente podrán lograr un adecuado aprendizaje sin una buena orientación de un adulto. Para ello, el adulto debe comprender el programa, seguir disciplinada y diariamente los audios e instrucciones, y ser un verdadero un apoyo a los menores en el aprendizaje.

Estamos bien lejos de ser el ejemplo de la región en el manejo de la crisis en la educación pública; más aún en tiempos de pandemia. Este no es un problema serio, sino gravísimo. Si la educación es el cimiento del potencial humano y es la base para la formación de ciudadanos, ¿en qué se están convirtiendo nuestros estudiantes sin educación?

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RELACIONADO

Gobierno levanta inmovilización los domingos, pero con restricciones