Los mitos en torno a la contratación de seguros vehiculares
Los mitos en torno a la contratación de seguros vehiculares

El programa ABC del Seguro de Pacífico informó sobre cómo escoger y aprovechar el  a través de la desmitificación de algunas creencias. Aún con una penetración baja (2 de cada 10 vehículos están asegurados, sin contar el SOAT), la compañía financiera apeló a los ejemplos para detallar las más comunes. 

Un carro viejo no requiere seguro

Aunque los automóviles se deprecian con el tiempo, el costo de las reparaciones suelen ser parecidos para los antiguos y los nuevos.

El seguro es caro

Depende de qué necesidades tenga el asegurado y de cuánto está dispuesto a invertir. La inversión será rentable si se considera cuánto costaría arreglar el vehículo en caso de siniestro. Un vehículo asegurado puede repararse por US$200, por ejemplo, mientras que uno sin póliza podría recomponerse por US$2.000.

Sin siniestro no hay beneficio

La finalidad de los seguros es cubrir los gastos más significativos del cliente, aquellos que generen desbalances en su economía. Pero además tienen varios servicios que no suelen solicitarse, como el auxilio mecánico, en algunos casos.  

Trámites extensos

Para casos de siniestralidad menor, no es requisito esperar a que el procurador de la compañía se haga presente para las verificaciones y activar el seguro. La aprobación puede darse vía telefónica. 

Sólo es necesario el SOAT

El SOAT es un seguro obligatorio que cubre daños a terceros o contra el asegurado. Sin embargo, no cubre las reparaciones del automóvil y la atención médica tiene un limite de cobertura, que, sobrepasado, deberá cubrirlo el responsable. 

TAGS RELACIONADOS