Para las ventas en el último trimestre del 2019, en Gamarra se utilizaron alrededor de 1.000 toneladas de algodón. Pero, debido a las consecuencias de la crisis sanitaria/económica, este año se alcanzarían –siendo optimistas– 600 toneladas.
Para las ventas en el último trimestre del 2019, en Gamarra se utilizaron alrededor de 1.000 toneladas de algodón. Pero, debido a las consecuencias de la crisis sanitaria/económica, este año se alcanzarían –siendo optimistas– 600 toneladas.
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

El impacto de la pandemia por el aún se extendería hasta el cierre del año. Y, en esta línea, la temporada de ventas -una de las más relevantes- también se afectaría por una serie de factores.

MIRA: Gobierno invita a 23 países a participar en proyecto de nueva ruta de la Carretera Central

Por ejemplo, para las ventas en el último trimestre del 2019, en se utilizaron alrededor de 1.000 toneladas de algodón. Pero, debido a las consecuencias de la crisis sanitaria/económica, este año se alcanzarían –siendo optimistas– 600 toneladas, indicó José Luis Muñoz, presidente de la Unión Nacional de Empresarios Textiles del emporio.

Entre los factores, inciden que las fábricas han bajado su producción por un tema de aforo y que un número relevante de empleados está infectado, explicó Muñoz, quien también es proveedor de materia prima de hilatura.

MIRA: Impuestos y COVID-19: ¿Cómo recuperamos los ingresos del país tras atender la crisis sanitaria?

Pablo Fráquita, empresario del emporio, contó, por ejemplo, que por la crisis (y el cierre de fronteras) tuvo que cambiar su foco de clientes del exterior al interior, pero aun así su margen de ganancia ha disminuido significativamente.

“En el segundo semestre del 2019 vendí casi 20.000 prendas para el extranjero, pero ahora registro 2.500, luego de girar hacia el mercado interno. Esto, a su vez, representa una menor ganancia porque por una venta hacia afuera se gana, por ejemplo, S/6, pero ahora esta es de S/2,5. Entonces, tengo que vender en volumen: duplicar mi producción”, comentó Fráquita.

MIRA: Vuelos internacionales se reanudarán desde el 1 de octubre, según el MTC

Este escenario, además, devino en recortar personal e implementar estrategias para sortear la crisis, incursionando en otros rubros como la venta de mascarillas, termómetros, entre otros, agregó Fráquita.

En esta línea, Muñoz refirió que el impacto al emporio comercial se concreta también porque no pueden realizar envíos a diferentes países de la Comunidad Andina que abastecen.

Muñoz señaló que si bien el emporio hoy retoma su dinamismo, las ventas caerían en 30% frente a la temporada previa. A su vez, estima que en el 2021 la situación mejore considerablemente. “Hay mucha demanda en el sector textil”, indicó.

Sin embargo, este efecto no es un hecho aislado y se replica en otros comercios. Zonia, vendedora de ropa con más de 30 años en , indicó que ha tenido que reducir sus locales de los tres que tenía en marzo a solo uno, en la actualidad, para “mantener a los clientes”.

Polvos Azules mantiene abierta sus puertas al público al haber implementado protocolos sanitarios.
Polvos Azules mantiene abierta sus puertas al público al haber implementado protocolos sanitarios.

Su expectativa frente a la campaña del cierre de año es que no mejorará de manera relevante, pese a que se ha apoyado en las plataformas online.

“Hoy llegamos a vender un tercio de lo que se vendía hace un año. Yo veo la crisis y muchas veces pienso en cerrar. ¿Cuál es la situación? Debido a que los ingresos son cortos, no podemos pagar los alquileres, a las vendedoras, además que hay más costos por la implementación de protocolos y más. Incluso, estoy evaluando cambiarme de régimen tributario”, comentó Zonia.

COMPORTAMIENTO

Mariana Monge, docente de la carrera de Márketing de la Universidad del Pacífico, señaló que, en efecto, las ventas de los emporios comerciales serán menores que el año pasado, pero esta última temporada ayudará a mitigar la caída.

Monge también indicó que durante estas semanas se observarán “muchas promociones y similares”, pues los vendedores optarán por “sacrificar ganancias” para liquidar su mercadería.

Además, Monge señaló que –en un contexto donde la incertidumbre seguirá– las compras serán más “racionales”, con lo que se daría una migración de marcas, dejando de lado a las premium por las menos costosas.

“Sin duda la incertidumbre va a seguir. Si bien hay consumo, este ha cambiado. Es más racional. Se opta por adquisición de productos básicos y no por superfluos. Se ha visto en todas las categorías. Además, hay una migración de marcas. Ya no se priorizan las premium, sino las menos costosas”, mencionó Monge.

“En épocas navideñas, además, hay un efecto adicional: se apunta a brindar un momento especial. Esto aumenta el consumo. Noviembre y diciembre con seguridad anotarán una tendencia hacia arriba, pero conocer la magnitud es difícil”, añadió Monge.

Durante estas semanas se observarán “muchas promociones y similares”, pues los vendedores optarán por “sacrificar ganancias” para liquidar su mercadería. (Foto: Fernando Sangama / GEC)
Durante estas semanas se observarán “muchas promociones y similares”, pues los vendedores optarán por “sacrificar ganancias” para liquidar su mercadería. (Foto: Fernando Sangama / GEC)

Acotó a su vez, que –ante el riesgo de contagio– las extenderían su crecimiento significativo que vienen registrando desde marzo.

“Incluso, las personas que no compraban por esta vía y ahora lo hacen seguirá aumentando”, subrayó.

VINCULADA

El último Índice de Confianza del Consumidor de Lima Metropolitana (), elaborado por Apoyo Consultoría e Ipsos, mostró que el 27% de los hogares considera que su condición económica empeorará.

Un 26% observa que su situación se mantendrá, y un 47%, que mejorará.

TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

Automedicación puede ser mortal en pacientes con COVID-19
Especialistas aseguran que la automedicación puede agravar la salud del paciente.