Solo en enero de este año, se importaron 325 concentradores de oxígeno por un valor CIF de US$171.675, lo que significa US$528 en promedio por cada uno. (Foto: Difusión)
Solo en enero de este año, se importaron 325 concentradores de oxígeno por un valor CIF de US$171.675, lo que significa US$528 en promedio por cada uno. (Foto: Difusión)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

La Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas () –adscrita al Ministerio de Salud ()– rechazó que existan para la importación de .

En su lugar, desde la entidad remarcaron –incluso– que existen tres vías para solicitar permisos para su adquisición, lo que posteriormente permite su retiro en aduanas.

MIRA: Gobierno anuncia reapertura de restaurantes y centros comerciales, pero con aforo mínimo

Este anuncio se da a partir de que, en los últimos días, se difundieron denuncias al respecto.

“Si el Estado no te puede dar el oxígeno, por lo menos no le pongas trabas. Que presente una declaración jurada que es para uso personal o, por último, que se limite la importación a uno o a máximo dos equipos por persona, pero no esperar a que te detecten COVID para que recién puedas iniciar el trámite ante Digemid para el tema de la importación”, indicó en esta línea, por ejemplo, el congresista .


LAS OPCIONES VIGENTES

Lida Hildebrant, directora de Dispositivos Médicos y Productos Sanitarios de la Digemid, explicó a El Comercio que la primera opción está pensada en .

“Uno puede comprar o importar un concentrador de oxígeno cuando se lo prescribe su médico porque tiene comorbilidades o su trabajo tiene un nivel alto de riesgo de contagio. El trámite se realiza en el portal de la Digemid, se llena el formulario y se adjunta la receta”, indicó.

Hildebrant detalló que, del 100% de las solicitudes recibidas bajo la vía de tratamientos individuales, se aprobaron el 95%, equivalentes a 280 recetas.

Las solicitudes restantes son rechazadas porque distan largamente de los lineamientos establecidos para poder obtenerlos.

“El 5% se rechaza porque son reincidentes, es decir, el mismo paciente quiere importar varias unidades. En otros casos, una misma persona tramita la solicitud de terceros, pero cuando llamamos para verificar al doctor y al paciente nos dicen que nunca lo recetaron ni solicitaron, respectivamente”, contó la funcionaria.

“Al parecer entran a la Reniec y se adueñan de datos perversamente”, complementó.

La segunda opción es brindar autorizaciones excepcionales a empresas para su comercialización solo durante el contexto de emergencia. A la fecha, se brindaron 223 de estos permisos. Del 100% de permisos otorgados, alrededor del 90% efectuaron importaciones.

“La autorización es para que puedan traer, pero ellos ya ven cuántos importan”, refirió Hildebrant.

Digemid indicó que existen tres vías para solicitar permisos para su adquisición, lo que posteriormente permite su retiro en aduanas. (Foto Minsa)
Digemid indicó que existen tres vías para solicitar permisos para su adquisición, lo que posteriormente permite su retiro en aduanas. (Foto Minsa)

La tercera vía apunta a las empresas que deciden importar de manera preventiva para sus trabajadores que están expuestos a contagiarse del . Por esta vía se registran 20 empresas de momento.

“Estas tienen que llenar una declaración jurada asegurando que será uso exclusivo de sus trabajadores”, mencionó.

Hildebrant detalló que los trámites de estos tres tipos de solicitudes se atienden en un máximo de dos días. Agregó que para la tarde del miércoles 24, todos los requerimientos ingresados estaban siendo atendidos.

Sin embargo, la funcionaria acotó que, a fin de conocer el tiempo total de este proceso para adquirir concentradores, también debe considerarse el stock disponible en el mercado mundial, pues la pandemia sigue siendo un problema internacional.

También indicó que la relevancia de brindar permisos para su importación es que se trata de “dispositivos médicos” que ameritan llevar un control y trazabilidad sobre su uso, pues de lo contrario se pondría en riesgo la integridad de las personas.

“En el mundo, los concentradores son mercancías restringidas. Además, durante su uso está latente el factor riesgo. Los requisitos que pedimos son los documentos mínimos que todo concentrador debe tener”, subrayó.

CONCENTRADORES EN CIFRAS

El último reporte de la Digemid para el cierre de esta nota registraba que se han otorgado 697 permisos, considerando todos los tipos, para importar concentradores de oxígeno.

A la cifra que acumulan entre los tres tipos señalados anteriormente, se suman 14 permisos vía la obtención de registros sanitarios y otros 170 mediante los certificados de registro sanitario.

Consultada sobre la cantidad de solicitudes de importación recibidas, Hildebrant dijo que debe considerarse que los concentradores solo se utilizan para las fases iniciales y, por ello, no toda la ciudadanía los demanda.

“También debe considerarse que con esta enfermedad en dos o tres días la salud de los pacientes se deteriora bastante”, apuntó.

La Sociedad de Comercio Exterior del Perú () informó, a partir de información de la Sunat, que durante el año pasado se importaron 33.591 concentradores por un valor CIF (costo, seguro y flete) de US$19′118.463. Esto es US$569 de valor CIF por cada unidad.

Mientras que, en el 2019, solo se importaron 493 unidades por un valor CIF de US$236.210, es decir, US$479 por cada uno.

Solo en enero de este año, se importaron 325 concentradores de oxígeno por un valor CIF de US$171.675, lo que significa US$528 en promedio por cada uno.

Recientemente, la periodista Perla Berríos denunció la especulación que se viene haciendo sobre el precio de este producto, el cual ha superado los S/12.000 cuando hace un par de meses bordeada los S/3.500.