¡Diles no!, por Inés Temple
¡Diles no!, por Inés Temple

Harta de escuchar tanto negativismo alrededor, propongo algunas ideas: 
1. Diles que no a quienes desconfían de tu audacia para asumir riesgos. Para avanzar en la carrera o los negocios hay que arriesgar. Todo tiene precio, sobre todo el éxito. Lo fácil y lo cómodo no nos llevan a ningún lado. 

2. Dile no a quienes solo ven problemas y nunca las oportunidades en los proyectos, los cambios o las ideas nuevas. No dejes que sus inseguridades o malas actitudes detengan tu avance. Tú no debes parar. 

3. Diles no a quienes no son capaces de ver el alcance de tus sueños o tus ambiciones. Si sus propias visiones son tan miopes como para no ver a dónde vas, déjalos atrás. Que nadie te robe la energía que necesitas para cumplir con tus metas y objetivos con esfuerzo y tenacidad. 

4. Dile no a quienes solo te hablan de sus problemas y fracasos, y asumen posiciones de víctima para no actuar. Es bueno ser solidario, pero no lo es caer en la trampa de quienes han perdido la esperanza y se dan por vencidos. Ellos tratan de jalarte para abajo en busca de compañía. 

5. Diles que no a quienes no te dejan perseverar. He aprendido que las cosas buenas vienen siempre precedidas de problemas y obstáculos, a veces muy grandes. Solo perseverando se llega a algún lado. 

6. Dile no a quienes pretenden sentirse superiores a ti. Todo argumento que usan los arrogantes o soberbios para mirar para abajo a los demás es frívolo e inconsecuente. Quienes no toleran la diversidad quedan atrapados entre perdedores como ellos. 

7. Dile no a quienes no son capaces de admirar o reconocer el mérito ajeno. La pequeñez de espíritu pone trabas a quienes avanzan más rápido que ellos. La generosidad del reconocimiento es propia de líderes y de almas grandes, y de esos hay pocos. Valídate tú mismo, con eso basta.

8. A los negativos diles que no. No caigas en su trampa de desesperanza, angustia y desánimo por más sombrío que te pinten el horizonte. Ellos están cerrados a nuevas posibilidades y alternativas. Tienen su suerte echada ya que crean su propia realidad sobre la base de sus actitudes derrotistas. 

9. Diles que no a quienes viven con miedo y aléjate corriendo de ellos, que es contagioso. Evítalos del todo si puedes, para que no afecten tu construcción mental de la realidad. El miedo y la angustia quitan toda la energía y paralizan.

10. Diles que no a quienes quieren detener tu desarrollo. Si trabajas con corrección, intensidad y pasión, y otros te quieren frenar, no dejes que lo hagan, aunque te critiquen o se burlen de ti. Si tu fuerza o resultados los hacen ver pequeños o flojos, es su problema, no tuyo. 

11. Diles que no a quienes no hacen más que hablar mal de otros para destruir proyectos, ideas nuevas, reputaciones o incluso vidas. Escucharlos te hace cómplice y te baja la energía para seguir.

12. Dile no a los que, sintiéndose “realistas”, no creen en tu potencial, tu talento, tu fuerza o en tus ideas. Nunca dejes que te quiten la voluntad. Apuesta por ti mismo, tu carrera y tus sueños, aunque solo tu corazón te apoye. Llegar es para valientes. El reto está está en no perder jamás la fe