"Las medidas que se tomen deben concentrarse en los segmentos de la población de bajos ingresos". (Foto: GEC)
"Las medidas que se tomen deben concentrarse en los segmentos de la población de bajos ingresos". (Foto: GEC)
María Rosa Villalobos

El último viernes, el INEI publicó los datos de la inflación del tercer mes del año. La noticia de que Lima Metropolitana experimenta la más alta en los últimos 26 años, llegó al término de una semana noticiosamente adrenalínica.

El paro de transportistas levantó alertas por un potencial desabastecimiento generalizado en los mercados. A ello se sumó que los precios de algunos productos importados ya venían registrando fuertes alzas. Y, adicionalmente, el pollo corría la misma suerte por el incremento del precio del maíz.

MIRA: Inflación de marzo es la más alta en 26 años: causas, el impacto del paro y otros factores

Desde el Ejecutivo, se hizo pública la intención del MTPE de elevar el salario mínimo de S/930 a S/1025. Se buscaría, además, hacer este aumento efectivo a partir del 1 de mayo, día emblemático para el sector.

Y, desde el fuero parlamentario, al menos dos bancadas (Fuerza Popular y Somos Perú) presentaron proyectos de ley para limitar el cobro del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) por un tiempo determinado en aras de mitigar el impacto provocado por el alza de los combustibles –originado por la guerra entre Rusia y Ucrania-. Asimismo, se discutió en la Comisión de Economía distintas propuestas para permitir un nuevo retiro de los fondos privados de pensiones, haciéndose evidente la intensión de impulsar esta idea a pesar de que ni siquiera califica ya como una medida de emergencia.

Así las cosas, y ante la expectativa de la llegada del combo estanflacionario (estancamiento económico, alza de precios y aumento del desempleo), es momento de pensar estratégicamente y a largo plazo, sobre todo, teniendo en cuenta la incertidumbre que enfrentaremos, por lo menos hasta julio, respecto al impacto de la guerra en Europa.

El aumento del salario mínimo parece inevitable a pesar de que varios gremios y especialista han advertido sobre su inconveniencia. La medida ni siquiera necesita la venia del Consejo de Ministros o la opinión técnica del MEF para ser aprobada, pues es de exclusiva competencia del MTPE y Presidencia. Paralelamente, aunque el titular del MEF ha indicado que restringir el cobro del ISC de los combustibles no sería lo más adecuado pues no es medida focalizada, se puede inferir que el Congreso intentará impulsar sus propias soluciones en ese sentido.

Cada eslabón del Estado necesita mirar el bosque completo y si no es posible llegar a coordinar de manera estrecha, es aún más importante que las medidas que sean aprobadas no tengan como principal ‘driver’ llevarse los aplausos de la ciudadanía. Las medidas que se tomen deben concentrarse en los segmentos de la población de bajos ingresos, a los que les es resulta más difícil asimilar los golpes que enfrentamos actualmente.

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más