Qué hacer si eres estafado en un espectáculo artístico
Qué hacer si eres estafado en un espectáculo artístico

ABRAHAM TAIPE /@ataipeb

Era diciembre del 2011 y la fiebre por el grupo puertorriqueño Calle 13 se había apoderado de Lima. Su presentación en el estadio de San Marcos, uno de los más grandes de la ciudad, generó la venta de más de 20 mil entradas.

Pero el día del concierto la agrupación tardó demasiado en llegar. Oficialmente salió al escenario a las 3:00 a.m. Cientos de personas se retiraron ofuscadas del lugar y días después elactuó de oficio y obligó a los organizadores a devolver el íntegro de las entradas.

Obviamente, la difusión de este percance y la afectación de innumerables usuarios propició la sanción. Sin embargo, ¿qué pasa cuando estos episodios se dan en discotecas o locales de menor tamaño que el de un estadio?

NO AL SILENCIO

Crisólogo Cáceres, presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (), dice que si una persona acude a un espectáculo y no recibe todo lo prometido, entonces los organizadores están cometiendo una falta. Por eso, recomienda –como primera medida– poner su queja en el libro de reclamaciones.

“Todo lugar debe tenerlo y es obligatorio dárselo al usuario cuando lo pida”. Adicionalmente, deberá recabar pruebas para sustentar su queja. “Si no vino el artista, basta una foto o video del escenario vacío, obviamente con la hora y la fecha correspondientes”. También es útil el testimonio de otras personas. Por último, debe guardar su ticket de entrada o pago.

Evelyn Chumacero, funcionaria de la Comisión de Protección al Consumidor del Indecopi, dice que la otra opción es presentar una queja ante el Servicio de Atención del Ciudadano (SAC) para llegar a un acuerdo conciliatorio. “Aquí el usuario afectado puede pedir la devolución de su dinero”.

Si la empresa se niega, la segunda opción es la denuncia administrativa, la misma que implica que Indecopi investigue el caso y, de hallar una infracción, exigirá un resarcimiento a los afectados más una amonestación a la compañía. O, en caso de ser reincidente,una multa, que puede llegar hasta los 450 UIT (S/.1,71 millones).

“Cada caso es particular, pero el tiempo de resolución no excede los 30 días”, explica. Como verá, quedarse de brazos cruzados ante un atropello dejó de ser una opción.