"En el 2014, Perú se comprometió a hacerle frente a la desigualdad de género", recuerdan las expertas.
"En el 2014, Perú se comprometió a hacerle frente a la desigualdad de género", recuerdan las expertas.
Ana Luna
Pilar Hidalgo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La y son problemas estructurales que involucran la atención de diversas entidades del gobierno. En este sentido, la Violencia Basada en el Género (VBG) es la demostración más alta de discriminación e indicador de desigualdad significativa, por lo que es vital su atención a partir del trabajo conjunto de gobiernos, instituciones, especialistas y la sociedad civil. Para ello, es importante que la información concerniente esté disponible y sea accesible. Una alternativa es integrar la información de diversos sectores con el objetivo de intercambiarla, concepto conocido como interoperabilidad.

En el ensayo , que forma parte de la iniciativa Agenda Bicentenario, describimos la metodología para lograr que las plataformas que registran información de los casos de VBG “conversen” entre sí. El objetivo es poder dar visibilidad a los actos de VBG basados en situaciones de desigualdad a partir del campo interdisciplinario de la ciencia de datos.

MIRA: El COVID-19 y las brechas de género: ¿Por qué es clave medir y considerar las labores de cuidado? | INFORME

En líneas generales, el primer paso es tener información digitalizada y actualizada que permita tener una visión holística del problema y luego integrarla, a partir de un modelo conceptual de interoperabilidad.

Entre el 2013 y 2017, el Plan de Desarrollo de la Sociedad de la Información en el Perú y la Agenda Digital Peruana 2.0, propuso planes Estratégicos en Tecnologías de Información y Comunicaciones. Su función principal fue la virtualización de toda la información generada en las entidades estatales como el portal .

En el 2014, Perú se comprometió a hacerle frente a la desigualdad de género mejorando sus indicadores de desarrollo enfocados en la violencia de género, construyendo plataformas para el monitoreo, identificación y estudio de este tipo de actos. Desafortunadamente, esta información se encuentra publicada en diferentes formas y presentaciones, lo que dificulta su entrelazamiento y, por consiguiente, la posibilidad de ser compartida y accesible.

Por ejemplo, muchas de las variables registradas son difíciles de interpretar por la falta de un diccionario, pues sus siglas son desconocidas por los usuarios (); también por el alto porcentaje de datos faltantes sin una explicación o descripción pública (). Estos son algunos de los problemas identificados que impiden la integración de los datos y la interoperabilidad a un nivel mínimo deseado entre diferentes sistemas de información.

Si bien existe la Plataforma de Interoperabilidad del Estado (PIDE) –conformada en la actualidad por 296 entidades–, su función es la integración de la información en algunos sectores del Poder Ejecutivo para la adquisición de servicios, que nada tiene que ver con la integración de la información para la toma de decisiones interinstitucionales. Sin embargo, debe reconocerse como un primer esfuerzo hacia la interoperabilidad de los sistemas.

Para ir más allá y lograr el grado de interoperabilidad deseado, es necesario seguir una metodología en la recolección de la información que consiste en unificar el esquema de las publicaciones de las variables implicadas en el estudio de factores que influyen en la VBG, implementar diccionarios de los conceptos primitivos en la estructura semántica, verificar que dichos términos coincidan a nivel interinstitucional y emplear datos abiertos. Esta línea de base abre el camino para el conocimiento del estado de la VBG que permitiría intervenir en tres momentos claves: la prevención, la atención y la sanción.

Abordar multidisciplinariamente problemáticas que atentan con el logro de una sociedad libre de VBG es fundamental para fomentar la toma de decisiones informadas y conseguir un futuro sostenible para el Perú.

TE PUEDE INTERESAR