Una oportunidad. Eso fue suficiente para que estas jóvenes empezaran a desarrollar su talento, un talento que despertó gracias a . Desde hace dos años, este emprendimiento social capacita a mujeres que no pudieron acceder a la educación superior y las convierte en desarrolladoras web.

“Nosotros nos enfocamos en desarrollo web front-end, que es toda la interfaz de una página web, de una aplicación web o móvil. Ellas aprenden de usabilidad, principios de diseño, HTML, CCS, un poco de Java Script y el uso de un manejador de contenidos”, nos dice Mariana Costa, una de las fundadoras de Laboratoria.

Sigue a Portafolio también en 
 
De lunes a viernes, 40 jóvenes se dan cita en las oficinas de Laboratoria, todas con el fin de aprender no solo a sumergirse en los vericuetos de la tecnología, sino también a ser líderes y dueñas de su propio aprendizaje. Durante seis meses, ellas llevarán cursos de inglés, desarrollo personal, e incluso recibirán visitas de personas que ya se encuentran laborando.   

En estas cuatro paredes, Laboratoria despliega sus esfuerzos para acercar a más mujeres a la industria tecnológica y mejorar su programa educativo, con el apoyo de voluntarios y del , que les ha permitido fortalecer el proyecto y llevarlo a Arequipa. Además de y de , empresas con las cuales tiene una alianza estratégica.

CON MIRAS A CRECER
“Es difícil”, admite Mariana sobre su trabajo. Pero la satisfacción que le brinda a ella, y a los 25 trabajadores que están en Laboratoria,  se testigo de cómo este programa permite a muchas mujeres insertarse al mundo laboral y tener un empleo de calidad no tiene punto de comparación.

Hasta el 2014 solo tenían 15 egresadas, pero este año se graduarán 130 chicas."Es un logro importante", dice Costa, ya que eso reafirma el potencial que existe en el emprendimiento.  "Realmente nos hemos enfocado en crecer rápido y en hacer crecer el impacto del programa”, añade.

(Foto: difusión)

Laboratoria tiene dos áreas, una educativa y otra orientada a la prestación de servicios, esto le permite dar sostenibilidad al emprendimiento.  “Trabajamos con Telefónica, Liderman, La Victoria Lab, del grupo Interpol, la  Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas UPC, La Positiva y otras más”.  

Además, cuentan con programas piloto en México y Chile, que empezaron a funcionar en junio de este año. La cofundadora nos explica que la currícula es parecida a la que tienen acá, solo que es más reducida. "Son menos horas de clases y son grupos un poquito más pequeños", dice. En el Perú, por el momento, solo tienen presencia en Lima y Arequipa.  

Sus esfuerzos le han merecido el reconocimiento de diversos sectores, solo el año pasado obtuvieron un premio en el concurso Kunan 2014 y el Google Rise Adwards. Precisamente, este último premio les dio la oportunidad de conectarse con organizaciones que hacen cosas similares en el mundo y recibir un apoyo financiero.

CREAR OPORTUNIDADES
Desde su creación, cerca de 300 mujeres han postulado a Laboratoria, pero no todas han pasado el proceso de selección integral, que dura aproximadamente dos meses y consta de varias etapas, tales como un examen de razonamiento matemático y abstracto, procesos de entrevistas, dinámicas, reuniones familiares y un curso en línea de programación. 

(Foto: difusión)

De las 30 egresadas que tiene Laboratoria, 20 ya están incorporadas en el mundo laboral. Con un salario promedio inicial de S/.1.200, ellas trabajan en Telefónica, Laboratoria Servicios, Etiqueta Negra, DGT Alliance, Staff Digital y Women In Technology, entre otros. Tal es el caso de Anabela Rojas, quien desde joven mostró un espíritu autodidacta que fue potenciado por Laboratoria. 

“Si yo no hubiese ingresado a Laboratoria, o no me hubiesen traído a postular yo creo que seguiría buscando trabajos así como lo estaba haciendo, trabajo para call centers, ventas y ese tipo de cosas, este programa de verdad cambia todo”, menciona.

Para evitar que más talento se pierda, Laboratoria lanzará en octubre una nueva convocatoria. De esta forma, la iniciativa busca expandirse y seguir tejiendo nuevas oportunidades en la industria tecnológica, no solamente en Perú, sino también en América Latina.