"El costo fiscal de las medidas ya en curso, relacionadas al FEPC y al ISC es oneroso". (Foto: Andina)
"El costo fiscal de las medidas ya en curso, relacionadas al FEPC y al ISC es oneroso". (Foto: Andina)
María Rosa Villalobos

Llegó junio y con él, las cifras del INEI sobre los precios de los bienes y servicios. En mayo, la continuó con su tendencia al alza. En Lima Metropolitana, los productos que más subieron y más bajaron fueron distintos a los de los meses previos. Mientras que el precio del pollo eviscerado y de los huevos fueron los que menos de incrementaron, los combustibles y el petróleo diésel explicaron, en parte, el resultado de mayo. Además, se registró un incremento del pasaje en ómnibus y microbús (3,8%), así como en el pasaje en combi (3,5%).

Aunque este resultado no quiere decir que el precio de los alimentos haya bajado considerablemente, es claro que los combustibles movieron la aguja de mayo a pesar de encontrarse en vigencia las medidas tomadas por el Ejecutivo para estabilizar su precio. De acuerdo con un informe del IPE, para lograr este objetivo, el gobierno ha gastado en los primeros cinco meses del año S/2 mil millones, una cifra equivalente al presupuesto asignado en conjunto para Pensión 65 y Juntos este año.

MIRA | IPE: La inflación para los hogares más pobres supera el 9%

El costo fiscal de las medidas ya en curso, relacionadas al FEPC y al ISC es oneroso, por lo que no es conveniente considerar extenderlos. Además, en su momento, el MEF hizo énfasis en que la naturaleza de estas medidas era (y sigue siendo) temporal.

Mirando en este momento el segundo semestre, no hay claridad sobre el comportamiento de los combustibles ni novedades sobre potenciales nuevas medidas focalizadas para continuar mitigando el impacto que generan en la economía.

Lo único que sí sabemos es que el 1 de julio entrará en vigencia una norma aprobada durante el gobierno de Francisco Sagasti (mayo 2021) en la que se permite la venta a nivel nacional solo de dos tipos de gasoholes: premium y regular. Esto, con el fin de ordenar y simplificar el mercado de combustibles. El Perú vende entre cinco y seis tipos de gasolinas, cuando la mayoría de países solo comercializan uno o dos.

Con este nuevo orden, sería importante conocer si este cambio tendrá un efecto significativo o más bien marginal en los precios de los combustibles. Al cierre de esta edición, el Minem aún no se ha pronunciado, pero se supo que Osinergmin no estaría de acuerdo con la puesta en marcha de la medida. Siendo el precio un tema tan sensible, valdría la pena estar informados sobre las medidas que ya deberían estarse pensando y desarrollando para la segunda parte del año.

María Rosa Villalobos Editora de Economía y Día 1

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más