Pastelería San Antonio y Don Mamino apuestan por la transformación digital del negocio. (Foto: ALESSANDRO CURRARINO / El Comercio)
Pastelería San Antonio y Don Mamino apuestan por la transformación digital del negocio. (Foto: ALESSANDRO CURRARINO / El Comercio)
Lucero Chávez Quispe

La pandemia trajo cambios en el consumidor que el rubro de panaderías y pastelerías ha sabido capitalizar bien. La preferencia por quedarse en casa hizo que el consumo per cápita de pan en el país creciera cerca de 10% en el 2020 e incluso el consumo en el verano del 2021 ha sido “un poco mejor” al del año pasado, nos revela Pío Pantoja presidente de la Asociación Peruana de Empresarios de Panadería y Pastelería (Aspan). Y aún cuando las ventas en pastelería siguen sin recuperarse (se han reducido a la mitad), el balance es alentador.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más