Petroperú (Foto: Difusión)
Petroperú (Foto: Difusión)
Juan  Saldarriaga

presentó su renuncia al cargo de presidente del directorio de Petro-Perú en medio de la peor crisis de liquidez que enfrenta la petrolera estatal en sus 50 años de historia. La situación es tan dramática que la empresa pública no puede pagar a los navíos cargados de combustible que se encuentran a la vista de los terminales, listos para desembarcar sus productos, como bien señaló Gonzalo Tamayo, exministro de Energía y Minas, en diálogo con Canal N.

MIRA: Humberto Campodónico renuncia a la presidencia de Petroperú por los problemas financieros de la empresa

Esto venía provocando un problema de escasez nacional de diésel y gasolinas desde hace dos semanas, el cual se estaría resolviendo en los próximos días con una inyección del Tesoro Público de US$1.500 millones (US$1.000 millones en aporte de capital y US$500 millones de deuda) “la cual viene del bolsillo de todos los contribuyentes”, anotó Luis Arias Minaya, expresidente de la Sunat, en entrevista con Panamericana TV. Según Campodónico, este aporte de capital era necesario porque sin él “los problemas podían ser mayores”.

En conversación con RPP, señaló que ese aporte financiero debe ir acompañado de la reorganización administrativa de Petro-Perú y que, en aras de “lograr el consenso” para ese objetivo, había presentado su renuncia a la presidencia de la empresa ayer (27 de octubre) por la tarde.

“He comunicado la decisión a la ministra de Energía y Minas, presidenta de la Junta General de Accionistas (JGA), y esta decisión, pienso, que va a ayudar a que se entienda que Petro-Perú comprende el momento que vive el país”, dijo en RPP. En ese sentido señaló, a modo de mea culpa, que el directorio de la empresa no logró medir de manera consistente la profundidad de la crisis que atraviesa la petrolera del Estado.

MIRA: AWS: ¿cómo la tecnología viene apoyando la preparación de las empresas para la atención en horas ‘punta’?

“No tenemos bola de cristal. Nunca habíamos visto una crisis de esta magnitud. En los 50 años que tiene Petro-Perú [de existencia] nunca ha habido una crisis de liquidez como esta”, indicó.

Consultado por este Diario, el Ministerio de Energía y Minas señalo que la elección del nuevo presidente de Petro-Perú corresponde a la Junta General de Accionistas debidamente constituida. Trascendió en el sector petrolero, sin embargo, que el posible reemplazo de Campodónico vendría del mismo directorio de la empresa. El voceado es Edmundo Lizarzaburu Bolaños, ingeniero industrial con amplia experiencia en dirección estratégica, quien ingresó como director hace dos días por recomendación del MEF.

Reorganización

De acuerdo a Rafael Belaunde, exministro de Energía y Minas, la renuncia de Humberto Campodónico es la “crónica de una muerte anunciada”. “Petro-Perú ha estado mal mucho tiempo, pero nunca ha estado tan mal manejada como en el gobierno actual”, señaló en diálogo con RPP. De hecho, se conocía que Campodónico había planteado su renuncia semanas atrás en vista del poco apoyo recibido del Minem y el MEF para encarar los serios problemas que enfrenta la empresa desde la administración de Hugo Chávez (ex gerente general), y que se ven agravados por la demora en poner en marcha la nueva refinería de Talara.

En opinión de Álvaro Ríos, socio fundador de Gas Energy, la renuncia del economista ocurre porque no ha podido aguantar la presión política que “se ha hecho más fuerte en este gobierno”. Por ello aconseja trabajar fuertemente en la reorganización de la empresa para blindarla del poder político de turno y evitar que la manoseen ministros y partidarios.

“Petro-Perú debe ser una empresa con un directorio y presidente independientes, que no reciba injerencias ni del presidente de la República ni de los ministros de Estado”, refirió. Añadió que si se quiere levantar a Petro-Perú y evitar que siga cayendo en picada, se debe designar como presidente a una persona con características empresariales.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más