Repsol sumará nuevas estaciones de servicio con la compra de Puma Energy. (Foto: GEC)
Repsol sumará nuevas estaciones de servicio con la compra de Puma Energy. (Foto: GEC)
Redacción EC

Luis Vásquez, director de Abastecimientos y Distribución del Grupo del Perú, destacó este jueves que nuestro país registra una de las tasas de crecimiento de consumo de demanda de más altas, la cual sigue el crecimiento económico cercano a 4% que anotó la economía local el 2018.

De acuerdo a Vásquez, la tasa de crecimiento fluctúa entre 3% y 6%. Sin embargo, alertó que la balanza comercial del Perú “está quedando cada vez más corta” en el sector, pues el país es cada vez más importador de combustibles para abastecer la demanda local.



“No estamos acompañando el crecimiento local, necesitamos acelerar la regulación y normativa para poder lograr ese acompañamiento”, precisó durante el seminario de ComexPerú sobre Minería y Energía.

Indicó que aún con el desarrollo de fuentes renovables de energía, en los próximos 30 años todavía habrá dependencia de los hidrocarburos: según el ejecutivo de Repsol, al 2050 más del 50% del market share de fuentes primarias energías se mantendrá en el crudo y carbón.

RETOS DEL PERÚ
Para Vásquez, los esfuerzos del país para impulsar la industria de hidrocarburos deben centrarse en buscar el crecimiento de producción a partir de combustibles limpios, adquirir mayores eficiencias a partir de la implementación de nuevas tecnologías, y alcanzar más fuentes de financiamiento a nivel internacional.

En esa línea, abordó cinco temas prioritarios en la agenda peruana. En primer lugar, remarcó que las compañías que operan en el país requieren tener de una vez la Ley Orgánica de Hidrocarburos, que todavía está pendiente de ser aprobada en el Congreso, para que las inversiones a largo plazo puedan ser factibles.

“Se deben definir políticas de regalía que incentiven a las inversiones para que en el portafolio de una compañía, el Perú sea un lugar atractivo para invertir. Asimismo, es necesario eliminar la barrera de desconfianza entre el Estado y las empresas privadas; debería haber una colaboración más fuerte (entre ambas)”, comentó.

Vásquez agregó que para implementar tecnología de punta con inversión en desarrollo por parte de las compañías, es necesario que exista la sostenibilidad jurídica. Además, añadió que a través de la Ley Orgánica de Hidrocarburos debe garantizarse la protección del medio ambiente.

Otro aspecto prioritario para el ejecutivo es que el Estado tenga mayor presencia institucional; sobre todo, cuando deben abordarse los conflictos sociales. “Necesitamos un Estado que garantice la estabilidad y que sirva de buen mediador. Que haga que no solo las empresas cumplan, sino también las comunidades. Tenemos que tener sistema jurídico que garantice la aplicación de normas y leyes”, dijo.

En la actualidad, según Vásquez, no hay garantías para las firmas privadas sobre cuánto tiempo va a durar un activo en el cual esté invirtiendo.

En tanto, mencionó como tercer punto la necesidad de actualizar la metodología de precios en el mercado local. “la metodología actual data del 2003. Es necesaria la actualización del cálculo de los precios”, señaló.

Como cuarto aspecto, agregó que el estado debe saldar oportunamente las deudas que tiene con los operadores a raíz del Fondo de Estabilización de Precios. “El fondo no debe convertirse en un subsidio irracional. El movimiento de bandas debe ser más frecuente y sin limitaciones”, agregó.

Finalmente, detalló que debe establecerse un cronograma de combustibles limpios “que sea obligatorio para todos los participantes del mercado, que tenga a la par la modernización del parque automotor y del servicio público de transporte; porque sin eso, tener combustibles limpios sirve de muy poco”.

Vásquez puntualizó que deben establecerse instrumentos para que las inversiones en combustibles limpios sean sostenibles en el tiempo.