Tía María
Tía María
Redacción EC

La decisión del Gobierno de otorgar la licencia de construcción del proyecto minero es una importante señal para reactivar la inversión privada, que asegure el crecimiento económico y social que necesita el país, afirmó Manuel Fumagalli, presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (). 

“Tía María significa una inversión de US$1.400 millones y generará más de 9.000 nuevos empleos formales durante su construcción. Se trata de un proyecto que dinamizará la economía nacional y tendrá efectos muy positivos, en especial para el desarrollo de la Región Arequipa”, expresó.  



 Esta importante inversión minera –subrayó Fumagalli- también generará más ingresos fiscales -vía impuestos, regalías y canon minero- en favor del gobierno central y los gobiernos locales en Arequipa. Se estima que este proyecto hará contribuciones de más de S/5 mil millones por canon y regalías durante sus 20 años de operación.

En ese contexto, dijo que las autoridades regionales y locales deben ver al sector minero como un aliado estratégico para construir juntos el desarrollo que les permita a sus pueblos derrotar a la pobreza. ”Es vital que los recursos económicos que aporta la minería sean aprovechados para mejorar los servicios públicos básicos y cerrar las brechas sociales existentes”, comentó.

“Esperamos que el Estado continúe dando señales positivas concretas para la inversión en el sector minero energético, garantizando la estabilidad jurídica, el respeto al Estado de Derecho y fortaleciendo la gobernabilidad y la paz social. Sin ello, no se podrá consolidar el crecimiento sostenible que todos esperamos por el bien del Perú”, manifestó Fumagalli.

Asimismo, sostuvo que el Estado debe trabajar de manera coordinada y con sentido de urgencia para solucionar temas como la excesiva tramitología y sobrerregulación, así como la conflictividad social, factores que se han constituido en barreras para nuevos proyectos de inversión. 

Según la SNMPE, es necesario afianzar la confianza entre todos los actores (Estado, empresa y sociedad civil) mediante un diálogo franco y sin violencia.

"Todos, sin distinción alguna, debemos trabajar para poner en valor nuestras riquezas y así contribuir al desarrollo y bienestar de todos los peruanos", afirmó Fumagalli.